Octava erupción en la península de Reykjanes.
Si has llegado a esta página buscando información sobre la serie de erupciones que comenzó el 18 de diciembre de 2023 al norte de Grindavik, no pases de este recuadro. Lo que describo en el resto de la entrada está relacionado con las tres erupciones anteriores, que tuvieron lugar al este del Fagradalsfjall entre marzo de 2021 y agosto de 2023.

La última serie de erupciones se ha producido algo más al oeste y, al menos de momento, es inaccesible. La situación es muy cambiante, con las carreteras 43, 425 y 427 parcial o totalmente cortadas al tráfico y el acceso a Grindavik restringido. Solo pueden acceder los residentes y trabajadores de las empresas locales. De todos modos, esta nueva serie de erupciones no es un evento «turístico», como las tres primeras.

En la antigua carretera 426

En la antigua carretera 426.

Podrás acercarte a las últimas coladas aprovechando algún periodo en el que la Laguna Azul se encuentre abierta al público. El único lugar en el que, en principio, sería posible detenerse, es el aparcamiento de la cueva de lava de Dollan. Desde allí, habría que caminar unos mil metros hacia el sur, por la senda peatonal que hay al oeste de la carretera 43, hasta el punto en que la lava la ha cubierto. Después, tendrás que regresar al coche y seguir hasta el aparcamiento de la laguna, conduciendo sobre la lava de la erupción más reciente. Una experiencia curiosa. El regreso se hace por la misma carretera, al estar prohibido seguir hacia el sur. Pude hacer una breve visita a finales de febrero de 2024, caminando sobre un sector de la antigua carretera en su mayor parte cubierto por la lava. Zona que desapareció bajo la siguiente erupción, a mediados de marzo.

Dependiendo de la actividad volcánica, también puede estar abierto el aparcamiento P1, al principio de la senda A de las anteriores erupciones. Si el día está despejado, desde las inmediaciones de Nátthagakriki, se debería poder divisar la actual erupción, unos 4.600 metros hacia el ONO. Puede ser una buena forma de ver tanto el volcán activo como los restos dejados por las erupciones de 2021/2023.

La tercera opción es ir en helicóptero. Algo que no resulta barato y que, en cualquier caso, tan solo te permitirá sobrevolar la erupción durante unos cuantos minutos. Generalmente, un cuarto de hora. En cualquier caso, si estás interesado, puedes visitar las webs de Norðurflug o Reykjavik Helicopters.

Para mantenerse informado sobre la evolución de la zona, lo más recomendable es seguir el grupo de Facebook «Iceland Geology | Seismic & Volcanic Activity in Iceland«. Hay varias cámaras de RÚV apuntando hacia la fisura. En YouTube es posible verlas todas simultáneamente.

Uno de mis mejores amigos tiene un blog sobre restaurantes. Hace tiempo, me comentaba que una de mis ventajas al escribir sobre viajes era que mis entradas resultaban ser mucho menos volátiles que las suyas, que podían quedar desactualizadas en cuestión de años o incluso meses. Es evidente que mi amigo no conoce Islandia. Desde que surgió la primera lava en Geldingadalir, el 19 de marzo de 2021, he tenido que publicar tres guías consecutivas describiendo la excursión hasta la erupción y sus cambiantes condiciones. La que estás leyendo ahora nació de mi décima visita a la zona, el 10 de agosto de 2022. Apenas una semana después de que la lava volviera a brotar. La escribí el 15 de agosto, tras regresar a Madrid. La tuve que revisar el 19, justo antes de publicarla. El 21 de agosto volví a redactar su parte final, pues la erupción parecía haber entrado en una nueva fase. Y reescribir nuevamente buena parte de la entrada tras una nueva visita, el 10 de agosto de 2023. Apenas 5 días después de que finalizase la tercera y, al menos de momento, última erupción. Fernando, esta entrada te la dedico a ti. Con todo mi cariño.

Consideraciones previas.

En un espacio y un tiempo relativamente cortos, se han producido tres erupciones consecutivas en la península de Reykjanes. La primera, entre el 19 de marzo y el 18 de septiembre de 2021. La segunda en 2022, concretamente entre el 3 y el 21 de agosto. Por último, en 2023 hubo una tercera erupción, que comenzó el 10 de julio y finalizó el 5 de agosto. Entre las tres, han dejado atrás un amplio campo de lava, que se extiende desde las inmediaciones del monte Litli-Hrútur hasta la parte baja del valle de Nátthagi. En total, una superficie que ronda los 6 kilómetros cuadrados.

Fuente y río de lava

Fuente y río de lava.

Los volcanes siguen sin tener nombre oficial. Al igual que muchos islandeses, me refería a la primera erupción como Geldingadalir. Era el nombre del valle, actualmente inexistente, en el que brotó la lava. Otros, entre los que se encontraban numerosos medios extranjeros, lo llamaban Fagradalsfjall, por el antiguo volcán situado justo al oeste de la fisura. La segunda erupción se produjo cerca del extremo septentrional del valle de Meradalir. Parece que es la denominación que está cuajando entre los islandeses y será la que utilizaré en esta entrada. La tercera, en las inmediaciones de un monte llamado Litli-Hrútur, es conocida con este nombre.

Regresando por la senda A

Regresando por la senda A.

Ten en cuenta que esta guía es solo orientativa y está basada principalmente en mi experiencia directa, en once visitas realizadas entre abril de 2021 y agosto de 2023. La zona del volcán es un entorno de riesgo y cualquiera que la visite deberá estar atento al estado real del terreno y aplicar su sentido común. Ademas, cambia con una velocidad asombrosa, por lo que puede ser radicalmente distinta a la que aquí describo. En Islandia, siempre hay que ser prudente en cualquier salida al campo. En las inmediaciones de una erupción reciente, es fundamental extremar dicha prudencia. Más aún si aciertas a visitar la zona coincidiendo con un volcán en plena actividad.

¿Es el mismo volcán?

Se puede decir que son tres erupciones distintas, pues ha habido algo mas de diez meses de inactividad entre la primera y la segunda, seguidos de otro periodo casi idéntico entre ésta y la tercera. La composición de la lava es similar y todo indica que el magma procede directamente de la misma zona del manto. Los indicios apuntan a que se ha formado un nuevo dique volcánico. Así que podemos hablar de una erupción nueva dentro de una serie de erupciones. Quizá estemos asistiendo al comienzo de un nuevo ciclo volcánico en la península de Reykjanes, o quizá tan solo sean tres eventos separados, que casualmente se han producido en un espacio de tiempo muy breve. Actualmente, nadie lo sabe, aunque cada nueva erupción parece reforzar la primera hipótesis.

¿Dónde está el volcán?

En el interior de la península de Reykjanes, aproximadamente 32 kilómetros en linea recta al suroeste del centro de Reikiavik. Aunque, al estar en una zona relativamente remota y sin carreteras, es necesario recorrer unos 58 kilómetros para llegar en coche, a los que hay que añadir una larga caminata. Puedes encontrar un mapa con la ubicación al final de la entrada.

¿Cómo puedo llegar?

Lo más sencillo es hacerlo en un vehículo de alquiler, aunque también hay excursiones organizadas en autobús. La carretera que más se acerca al volcán y en la que se ubican los aparcamientos, es la 427. Desde Reikiavik, hay dos opciones para llegar. El tiempo de conducción en ambas es prácticamente el mismo: aproximadamente una hora desde el centro de la ciudad.

Ruta en coche a Geldingadalir 1

Ruta en coche a Geldingadalir 1.

La opción más cómoda, es ir por la autovía 41 hacia el suroeste, en dirección a Keflavfik, para luego girar hacia el sur rumbo a Grindavik. Una vez en Grindavik, girar a la izquierda siguiendo las indicaciones hacia la carretera 427, en un cruce poco señalizado nada más dejar a la derecha la gasolinera N1. Tras una sinuosa subida, en la que dejaremos atrás una cantera, llegaremos a la zona de aparcamientos.

Ruta en coche a Geldingadalir 2

Ruta en coche a Geldingadalir 2.

La más escénica también sale de Reikiavik hacia el suroeste por la carretera 41, pero enseguida se desvía hacia el sur por la 42, con dirección a Krýsuvík. Al llegar al final de la carretera 42, hay que seguir hacia la derecha por la 427, hasta uno de los aparcamientos. Es peor carretera, pero mucho más interesante, al tener parte de su trazado junto al lago Kleifarvatn. También pasa muy cerca del área geotermal de Seltún, que puede ser un complemento perfecto para la visita al volcán. En cualquier caso, ten en cuenta que esta ruta suele estar cerrada durante el invierno. Y, aun estando abierta, puede ser complicada. En esta entrada del blog puedes ver un recorrido de su tramo central, de sur a norte, en febrero de 2023.

¿Dónde tengo que aparcar?

Hay varias zonas de aparcamiento en las proximidades de la carretera 427. Todas son de pago. 1.000 coronas islandesas al día, de 0:00 a 23:59 horas. No hay barrera, por lo que en principio puedes salir y regresar cuantas veces quieras dentro de ese horario. Para pagar es necesario tener instalada en el móvil la aplicación Parka, que funciona tanto en Android como en iOS. Dado que la cobertura en algunos aparcamientos es mediocre, lo mejor es descargar la aplicación previamente y cumplimentar los datos de tarjeta de crédito y matrícula antes de ir. Cuando devuelvas el vehículo de alquiler, acuérdate de borrar la matrícula de la aplicación.

Aparcamiento

Aparcamiento 1, en abril de 2021.

El aparcamiento original está en estas coordenadas. Es grande, pero sigue teniendo un acceso penoso, por una pista de tierra que está tan bacheada como en abril de 2021. Actualmente, no tiene demasiado sentido utilizarlo.

Instrucciones para el pago

Instrucciones para el pago.

Hay otro junto a la carretera, que en los mapas de Google viene indicado como Geldingadalir Parking P1. Lo encontrarás en estas coordenadas. Es el más pequeño de todos, por lo que si hay erupción activa puedes encontrarlo lleno. En cualquier caso, es el más conveniente si vas a recorrer la senda A.

Aparcamiento nuevo desde la senda C

Aparcamiento 2 desde la senda C, en agosto de 2021.

El mas próximo al valle de Nátthagi está algo escondido, en concreto en estas coordenadas. Es el más aconsejable, con diferencia, si vas a recorrer la senda C o la nueva senda E. En los mapas de Google está marcado como Volcano Skali Parking P2.

Las sendas.

Desde los aparcamientos, varias sendas conducen hacia las coladas de lava y la zona de la erupción. En el plano adjunto puedes ver las sendas A y C, con trazo amarillo grueso, y la prolongación de la senda A, en verde claro. Si pinchas la imagen, te llevará al mapa original interactivo, donde también está reflejada la senda E.

Rutas de acceso

Rutas de acceso.

Senda A.

Es la única que te permite visitar las tres erupciones, aunque para ello tendrás que recorrerla en su totalidad. Se divide en tres tramos. La parte que se utilizaba durante la primera erupción está bastante arreglada. Tras llegar al terraplén para contener la lava que se construyó al final de la primera subida, continua ascendiendo hacia el Fagradalsfjall por una senda en zigzag, bastante empinada, que lleva a otro de los taludes de contención. El camino sigue avanzando pero, en mi última visita a la senda, una excavadora marcaba el final del tramo acondicionado. Desconozco si, tras haber finalizado la erupción, tienen intención de completar los trabajos.

Hacia el final de la senda A

Hacia el final de la senda A.

A partir de ese punto, cuando la recorrí, empezaba la parte más dura, pues no había un camino como tal. Tan solo una serie de postes que marcaban la ruta a seguir. En un día de mucha afluencia, es casi imposible perderse. Basta con seguir el río humano. Pero el terreno está en muy malas condiciones, con numerosas piedras y barro. Avanzar es lento y cansado. Además, encontraremos un par de bajadas, también en malas condiciones. Aunque la ruta completa tan solo mide unos 7 kilómetros, lo normal es emplear un mínimo de hora y media en recorrerla.

Poco antes de llegar a la segunda erupción, sale una senda hacia la izquierda, que conduce hasta Litli-Hrútur. No he recorrido este desvío, pero dicen que desde su tramo final está la mejor vista del cono de 2023. En cualquier caso, añade otros 3.500 metros a una ruta de por sí larga y que, con mal tiempo, puede ser bastante dura, pues recorre una zona muy expuesta.

Senda B.

Acaba convergiendo con la ruta A y tiene una subida realmente dura, por lo que no merece la pena. Además, actualmente parece estar cerrada. Si alguien tiene curiosidad por esta senda, la describo al principio de otra entrada del blog: https://depuertoenpuerto.com/una-excursion-por-el-fagradalsfjall/.

Senda C.

El camino mas corto lleva desde un aparcamiento, junto a la 427, hasta las inmediaciones del terraplén que se levantó para intentar detener la lava en el valle de Nátthagi. Es un paseo cómodo y prácticamente plano, pero no permite ver el volcán. Tan solo veremos la colada de lava que, lentamente, fue rellenando Nátthagi en la anterior erupción, así como los restos solidificados de la espectacular cascada de lava que descendía hacia el valle. Si alguien está interesado en esta ruta puede ver el mapa en este enlace.

Subiendo por la senda C

Subiendo por la senda C.

También se puede hacer una ruta mas interesante, que lleva desde el anterior talud, o directamente desde el aparcamiento nuevo, hasta la cima del monte Langihryggur. Es un trayecto más duro, que en parte está provisto de una cuerda para ayudarse en el ascenso. Poco después del fin de la cuerda, hacia la izquierda se comienza a ver el cono del volcán antiguo, aunque la mejor vista está en la cima del monte. Desde allí, se deberían divisar los dos primeros conos, pues la cima del Langihryggur es visible desde las inmediaciones de éstos. Pero los veremos de lejos, a unos 2 kilómetros de distancia.

Senda del Stórihrútur

Senda del Stórihrútur.

La senda tiene una prolongación, que lleva del Langihryggur hasta el Stórihrútur, desde donde dicen que hay una buena vista sobre los tres conos, aunque seguiremos lejos del volcán más reciente. No he realizado esta subida, pero parece muy dura y en invierno puede ser impracticable. También puedes seguir por un sendero que avanza junto al borde de la lava, a los pies del Stórihrútur. Puedes ver una descripción de este recorrido, realizado en agosto de 2021, en esta entrada del blog: https://depuertoenpuerto.com/un-largo-paseo-hasta-meradalir/.

Senda D.

Es una especie de alternativa a la senda C, que arranca del aparcamiento número 2 y lleva directamente hasta el antiguo collado entre los montes Langihryggur y Stórihrútur. Aunque es algo más larga y tiene un repecho pronunciado, el desnivel es menor que en la senda C. A cambio, nos perderemos las espléndidas vistas sobre Nátthagi y el volcán de 2021 desde la cima del Langihryggur. En cualquier caso, nunca la he recorrido, por lo que carezco de opinión propia.

Senda E.

Nace en las inmediaciones del aparcamiento número 2 y lleva hasta una colina cerca del cono de la erupción de 2023. Desde allí, se debería poder seguir avanzando por varios caminos, aunque el día que lo recorrí aún estaban cerrados. Es una senda amplia y cómoda, con apenas un par de repechos relativamente suaves. Además, avanza por un valle protegido por montañas, que ofrecerán cierto abriggo frente a vientos del este o del oeste.

Vista panorámica con los 3 conos

Vista panorámica con los 3 conos.

La senda ofrece varias posibilidades. A los 5 kilómetros encontrarás un desvío hacia la izquierda, que lleva hasta la colada en las inmediaciones del valle de Meradalir. Hay una zona en la colina desde la que es posible avistar los conos de las tres erupciones más recientes. Un poco más adelante, otro desvío a la izquierda te llevará nuevamente a las inmediaciones de la misma colada, con varias formaciones de lava muy extrañas. Personalmente, salvo que estés interesado en acercarte aún más al cono de 2023 y haga muy buen día, yo no pasaría de este punto.

Cono de la erupción de 2023

Cono de la erupción de 2023.

A los 7 kilómetros, otro desvío a la izquierda te volverá a llevar cerca de la última colada. Finalmente, si recorres los 9 kilómetros de la senda llegarás a una pequeña colina frente al volcán. Desde allí, un sendero con cierta complicación desciende hacia la colada. La senda principal parece continuar avanzando, camino del monte Keilir, pero el día en que la recorrí estaba prohibido seguir más adelante.

¿Cuánto tardaré en hacer la ruta?

En la senda A, calcula un mínimo de dos horas y media por sentido, si pretendes llegar hasta el final. Puede parecer mucho para un total de 21 kilómetros, pero el camino está en muy mal estado. Y si llueve o nieva, puede ser todavía peor. Ten también en cuenta que la parte que va sobre el Fagradalsfjall está muy expuesta y, si se levanta viento, éste también te entorpecerá. A esto hay que añadir el tiempo que pases junto a los volcanes. Mi recomendación es que planifiques un mínimo de seis o siete horas, para poder disfrutar del entrono con cierta calma.

Primeras rampas de la senda A

Primeras rampas de la senda A.

Aunque sea menos espectacular, la senda C ofrece varias posibilidades intermedias, que pueden ser interesantes si tienes poco tiempo, careces del equipo adecuado o hace mal día. La mas sencilla es dar un paseo de veinte minutos, hasta la antigua colada de Nátthagi. Si dispones de una hora, te dará tiempo a subir hasta la cima del Langihryggur. Si sigues más allá, la ruta puede llegar a llevarte un par de horas o más y acabar siendo más dura que la senda A, por lo que no creo que merezca la pena.

Cartel junto al comienzo de la senda E

Cartel junto al comienzo de la senda E.

Por último, respecto a la senda E, los tiempos que tiene marcados los rangers en el cartel que hay junto al comienzo del camino son de 1:30 horas para el mirador de los 5 kilómetros, 2:00 para el de los 7 y 2:30 para el de los 9. Son tiempos estimados para un sentido. Deberás multiplicarlos por dos y añadir cierto margen para disfrutar del entorno. Si te animas a recorrer esta senda, ten en cuenta que sus 2 últimos kilómetros están bastante peor acondicionados que los 7 anteriores.

¿Necesito algún equipo especial?

Si tan solo vas a hacer el tramo inicial de la senda C, entre el aparcamiento y el talud de contención de Nátthagi, en un día con buen tiempo, no. Es un trayecto corto y cómodo, que no se adentra en las montañas.

La senda A en invierno

La senda A, en febrero de 2022.

Por contra, si vas a hacer cualquier otro itinerario, deberás llevar lo mismo que en cualquier salida al campo en Islandia. Varias capas de ropa, con la clásica estrategia tipo cebolla, que te permita adaptarte a las cambiantes condiciones. Es fundamental calzar unas buenas botas de montaña y llevar en la mochila una capa exterior de prendas impermeables, por muy buen día que parezca hacer. También es aconsejable un par de bastones de senderismo. Según se acorten los días, es conveniente llevar una lámpara frontal. Además, debes tener en cuenta que en la montaña no hay nada. Deberías llevar agua y algo de comida. Al menos unas barritas energéticas. Por último, alguna batería externa o de reserva para el móvil.

¿Qué veré en el volcán?

Dependerá del día que vayas y la ruta que elijas. En cualquier caso, tras el fin de la última erupción, tan sólo podrás ver las huellas que los volcanes han dejado en el entorno. Que, pese a no ser un espectáculo tan impresionante como contemplar una erupción en vivo, también son interesantes y merecen la pena ser visitadas.

Desde el final de la senda A

La erupción de 2022 desde la senda A.

Las dos últimas erupciones fueron extraordinariamente breves. La de 2022, apenas duró 18 días. Dejó atrás un campo de lava y un cráter que palidecen en comparación con los de la anterior erupción en Geldingadalir. Su principal punto a favor puede estar en ver el resultado de una erupción todavía más reciente que aquella. La de 2023, además de ser mas larga, también expulsó bastante mas lava, creando un cono y una colada que, en cualquier caso, tampoco alcanzan las dimensiones de la de 2021.

Vapores sobre la lava de 2021

Vapores sobre la lava de 2021.

En cualquier caso, aun con el volcán detenido, el propio entorno de la senda A tiene su interés, pues durante el largo camino podremos ver de cerca los restos de la primera erupción. Incluso tocarlos, en los antiguos terraplenes de contención que iremos recorriendo. También nos permitirá contemplar el cono del año anterior y apreciar los restos, aun humeantes, de las coladas en Geldingadalir. Una vez en el lugar de la segunda erupción, aun sentiremos durante bastante tiempo el calor que ésta desprende y el extraño paisaje creado por sus coladas. Finalmente, si nos animamos a llegar hasta Litli-Hrútur, podremos ver el tercer cono, su campo de lava y el desolado paisaje del norte de Reykjanes, presidido por el monte Keilir, extendiéndose hasta el mar y la periferia de Reikiavik.

El volcán desde la senda C

Nátthagi desde la senda C, en agosto de 2021.

Desde la senda C, veremos de cerca el extremo meridional de la antigua colada del valle de Nátthagi. También apreciaremos los restos de las coladas que llevaban la lava desde Geldingadalir y Syðri-Meradalir hacia Nátthagi. Una vez alcancemos la cima del Langihryggur, si no hay niebla, deberíamos ser capaces de ver la gran colada de Syðri-Meradalir, con la antigua cadena de cráteres al fondo y, a la derecha de ésta, el emplazamiento de la nueva erupción.

Recorriendo la senda E

Recorriendo la senda E.

La senda E recorre, en sus primeros 5 kilómetros, un paisaje bastante más anodino. Si el día es claro, podremos ver el mar hacia el sur. El resto del horizonte estará cubierto por las montañas que enmarcan el valle por el que avanzamos. El paisaje puede tener su interés, pero en absoluto resulta excepcional. Tras visitar la colada en los dos desvíos que hay a los 5 kilómetros, volveremos a perder la lava de vista, para volverla a encontrar 2 kilómetros más adelante. Desde ese punto, se puede ver el cono más reciente.

¿Puedo volar un dron?

La erupción a vista de dron

La erupción a vista de dron.

Sí, aunque lo vas a hacer en un entorno muy complicado y corres el riesgo de perderlo. Tras el fin de la erupción, el tráfico de helicópteros y de otros drones ha disminuido notablemente. No así las alteraciones magnéticas creadas por la lava, que pueden desorientar al sistema de posicionamiento de tu dron. Y ten en cuenta que si éste cae en el interior de la última colada, puede ser complicado y peligroso intentar rescatarlo. A la dificultad de andar sobre un terreno muy irregular y sin consolidar, deberás añadir el intenso calor y el riesgo de que la capa de terreno, aparentemente sólido, ceda bajo tu peso.

Otras recomendaciones.

Lo más importante que hay que llevar en cualquier caminata por Islandia es una buena dosis de sentido común. El campo islandés, que en condiciones normales es un lugar hostil, en las inmediaciones del volcán puede ser directamente peligroso. Antes de salir, consulta los vínculos que doy al final de la página.

Ten mucho cuidado al caminar sobre la lava, por muy seca y dura que pueda parecer. No sabes ni su consistencia ni lo que hay debajo. Incluso la lava de años pasados puede ser peligrosa, pues tardará décadas en solidificarse. Y, aunque esté solidificada, seguirá siendo peligrosa, pues estará llena de aristas cortantes y de zonas sin consolidar. Cualquier caída puede tener como consecuencia heridas muy dolorosas.

Lava avanzando por Meradalir

Lava avanzando por Meradalir.

También debes ser cauto con los gases, sobre todo si estás en una hondonada. El más peligroso es el temido dióxido de azufre, que en altas concentraciones puede llegar a ser letal. Y que seguirá manando durante años por las grietas y poros de las coladas.

Avanzando entre la niebla

Avanzando entre la niebla.

Si la niebla te sorprende en la zona, evita salirte de los caminos marcados. Es muy sencillo desorientarse en un entorno en el que todas las montañas son parecidas y apenas hay puntos de referencia. Lo sé por experiencia propia.

Por último, recuerda que tu teléfono móvil es tu linea de salvación. Llévalo siempre contigo y procura no quedarte sin batería. El turista norteamericano que pasó un día perdido en la anterior erupción, cometió el error de separarse de su mujer sin llevar el móvil encima. Cuando se desorientó en la niebla, no pudo comunicarse con los servicios de emergencia.

Conclusión.

Aunque, al menos de momento, la erupción se haya detenido, vas a poder contemplar un entorno asombroso, sintiendo el calor que desprende el terreno y los extraños olores de la lava. Con atención, también podrás escuchar los sonidos que ésta produce mientras se contrae. Las extrañas formas, colores y texturas que la erupción ha dejado a su paso no son comparables al impresionante espectáculo que es contemplar una erupción en vivo. A pesar de lo cual, sigue siendo una visita muy recomendable si te encuentras en Islandia. Si tu forma física o el tiempo disponible no te permiten hacer la ruta larga, hasta la nueva colada, al menos recorre el comienzo de la senda C. Es una visita corta y cómoda, que te permitirá ver los restos del magma que, tan solo hace unos meses, estaba en el interior del manto terrestre.

Fuente de lava

Fuente de lava.

Un último ruego. Si conoces la zona, o tienes la suerte de visitarla y ves alguna incorrección en esta guía, o has tenido constancia de algún cambio en el entorno del volcán, haz el favor de compartirlo. Un correo electrónico o un comentario al final de la entrada me ayudará a mantener el contenido actualizado y que éste siga siendo útil para cualquiera que quiera acercarse al volcán. Gracias por adelantado.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Dónde ampliar la información.

Las demás entradas correspondientes al volcán en este blog están en https://depuertoenpuerto.com/category/europa/escandinavia/islandia/reykjanes/geldingadalir/.

En inglés, antes de cualquier excursión por el campo siempre es imprescindible visitar https://safetravel.is.

En http://hraun.vedur.is/ja/oroi/faf.gif se puede ver un gráfico actualizado de la actividad sísmica. En principio, cuando las lineas verde y azul están por encima de la morada, hay erupción.

La web https://volcanoweather.is/ es un buen lugar en el que encontrar un resumen de la situación actual en la zona, así como un mapa de las sendas A y C.

El servicio meteorológico de Islandia tiene una entrada sobre la nueva erupción: https://en.vedur.is/about-imo/news/a-new-eruption-has-started-at-fagradalsfjall.

En https://docs.google.com/document/u/0/d/1Dvz3jUYIWSarPHsvdIk3-etLBaY7M7cfAoIzgPzpfB0/mobilebasic hay un breve documento que ayuda a interpretar los gráficos sísmicos que se alternan en algunas cámaras con las vistas en directo y son una guía para saber el grado de actividad del volcán.

Una buena forma de seguir la actualidad en la zona de la erupción es hacerse miembro del grupo de Facebook Iceland Geology | Seismic & Volcanic Activity in Iceland: https://www.facebook.com/groups/icelandgeology.

En Views of the World hay varias fotos y mapas que nos ayudan a entender la evolución de la erupción: http://www.viewsoftheworld.net/?p=5783 y pueden ser útiles para orientarse en el entorno.

En https://fireandiceland.com pueden verse videos sobre el volcán, así como alguna otra información útil.

El blog Volcano Café tiene una serie de cuatro largas entradas, que ayudan a poner en contexto y comprender la erupción. La primera está en https://www.volcanocafe.org/the-plume-of-ballareldar/.

Para quien disponga de menos tiempo, el canal de YouTube de JonBear tiene un buen video explicando la erupción y su posible evolución: https://www.youtube.com/watch?v=ioJnnbu8Rxk.

Por último, en https://www.smithsonianmag.com/science-nature/journey-into-fiery-depths-earths-youngest-caves-180984278/ hay un magnífico artículo sobre las cuevas de las recientes erupciones, que además es un buen recordatorio de porqué no debemos caminar sobre lava recién solidificada.