Este es un blog sobre viajes en barco, por lo que normalmente no hablo de los hoteles que visitamos mas que de pasada. Pero el Marina Bay Sands de Singapur es un caso aparte, que merece una excepción. El impresionante complejo está formado por tres torres unidas entre sí, palacio de congresos, centro comercial, casino, museo y varios elementos menores. Se edificó entre 2006 y 2010, aunque la inauguración definitiva, con todas sus partes finalizadas, tuvo lugar el 17 de febrero de 2011. Desde entonces, la inconfundible silueta del hotel se ha convertido en uno de los símbolos de Singapur.

El Marina Bay Sands al amanecer

El Marina Bay Sands al amanecer.

Decidimos pasar dos noches en el hotel a la finalización de un crucero por el sureste asiático. Estaríamos mas descansados, sin acusar el jet-lag y sería un buen final para nuestra estancia en la zona. Normalmente, cuando es posible, procuramos reservar habitaciones con vistas al mar. Pero en esta ocasión elegimos justo la vista contraria. Las habitaciones que dan al norte tienen una magnífica vista del skyline de Singapur.

Habitación 4476

Habitación 4476.

Con 2.561 habitaciones repartidas entre tres torres, el hotel es enorme. Y, como todos los hoteles enormes, impersonal. La recepción es una máquina, eso si bastante eficiente, de registrar huéspedes. Llegamos muy pronto, por lo que nuestra habitación no estaba lista. Contábamos con ello y nuestra única intención era deshacernos del equipaje para ir a visitar los Jardines de la Bahía. Cuando regresamos al hotel, a primera hora de la tarde, ya teníamos el equipaje en la habitación. Ubicada en la planta 44, era bastante grande (unos 40 metros cuadrados) y muy funcional, pero similar a cualquier habitación de un hotel de la misma categoría en cualquier ciudad del mundo. Lo mas destacable de la habitación eran sus vistas. Un enorme ventanal cubría la práctica totalidad de la pared exterior de la habitación, ofreciendo una magnífica perspectiva sobre la zona central de Singapur.

SkyPark Infinity Pool

SkyPark Infinity Pool.

El principal reclamo del hotel es su espectacular piscina infinita. Situada a 191 metros de altura y con una longitud de 146 metros, es sin duda una de las piscinas mas famosas del mundo. El acceso es exclusivo para los clientes del hotel, estando abierta de 6 de la mañana a 11 de la noche. No me gustan las piscinas pero, como en todo, hay excepciones. Y esta es una de ellas. La sensación de estar en una piscina a casi 200 metros de altura, con el borde del agua confundiéndose con el cielo y los rascacielos de Singapur es una experiencia increíble. Pensaba que, siendo el hotel tan enorme, la piscina estaría abarrotada y habría problemas para encontrar tumbonas. pero las dos veces que fuimos, ambas por la tarde, no tuvimos mayor problema para encontrar sitio junto al agua. La piscina propiamente dicha, aunque desde luego nunca estaba vacía, tampoco tenía una cantidad agobiante de bañistas. En las tumbonas hay servicio de camareros, por lo que es posible incluso comer algo ligero en ellas. Lo que no hay es vestuarios: tienes que cambiarte en la habitación y subir en albornoz.

La piscina se enmarca dentro del SkyPark, un complejo de ocio ubicado en la terraza de 340 metros de largo y 40 de ancho que une las azoteas de las tres torres. La estructura, ya de por si espectacular, sobresale mas de 60 metros por fuera de la torre 3, lo que la hace si cabe mas llamativa. En ese saliente se ubica el SkyPark Observation Deck, un magnífico mirador sobre la ciudad y el mar ubicado a 198 metros de altura. Aquí si se puede acceder sin necesidad de ser cliente del hotel, aunque en ese caso hay que hacer una larga fila y pagar la correspondiente entrada. Estando alojado en el hotel, se puede acceder directamente desde la zona de la piscina. Visitamos el mirador por la noche, coincidiendo con el segundo pase del espectáculo de luces de los Jardines de la Bahía. Además de la interesante vista nocturna de Singapur, pudimos ver el continuo cambio de colores en el Supertree Grove mientras duró el pase de Garden Rhapsody. El SkyPark también tiene restaurantes, tiendas y discoteca, aunque no visitamos ninguno de ellos.

Extremo oeste del vestíbulo

Vestíbulo y puerta oeste.

El hall principal del hotel también está abierto al público. Se puede acceder desde cualquiera de las dos puertas, situadas en los extremos del complejo, o desde el centro comercial, con el que comunica por un pasaje subterráneo. También hay una pasarela que sirve de acceso a los Jardines de la Bahía y literalmente atraviesa el interior del hotel a varios pisos de altura. Cada una de las torres del hotel está formada en realidad dos mitades, recostadas entre sí. El hueco interior del hotel se eleva hacia las alturas, en las que convergen las dos partes de las torres, creando un efecto muy interesante. El exterior también es llamativo. La fachada norte, que da al centro de Singapur, es una estructura cubierta de cristal arqueada hacia afuera, de forma que la parte superior vuela sobre el vacío. Por contra, la fachada sur es relativamente mas convencional, con terrazas y maceteros llenos de plantas, aunque también tiene una interesante forma arqueada. El conjunto del edificio, con sus tres torres unidas por la estructura superior, es realmente llamativo.

Vista del hotel desde los Jardines de la Bahía

Fachada sur del hotel desde los Jardines de la Bahía.

¿Merece la pena alojarse en el hotel, que desde luego no es barato? Es difícil dar una respuesta sencilla. A nosotros nos costó el doble que el Fairmont Singapore, el magnífico hotel en el que nos alojamos antes de embarcar. Considerando que la habitación era mucho mas amplia, unido a la posibilidad de acceder al SkyPark Infinity Pool y de entrar al SkyPark Observation Deck gratuitamente y sin esperas, se justifica en parte la diferencia de precio. Respecto a la ubicación, es perfecta para visitar los Jardines de la Bahía, que están prácticamente a los pies del hotel. En cambio, aunque se puede llegar dando un paseo, está algo mas apartado del centro de la ciudad, pues hay que bordear el lago que la separa de ésta. En mi opinión personal, pasar una o dos noches en el hotel es toda una experiencia. A partir de ahí, quizá no merezca la pena, dada la amplia oferta de hoteles de Singapur a precios mas competitivos.

Marina Bay Sands

Algunos vínculos útiles:

El siempre entretenido canal de YouTube alanxelmundo tiene un largo episodio dedicado al hotel: https://www.youtube.com/watch?v=hNEpxRx6_SU

En la web WikiArquitectura hay una entrada con abundante información sobre el edificio desde el punto de vista técnico: https://es.wikiarquitectura.com/edificio/marina-bay-sands/

En inglés, se puede visitar la página web oficial del hotel (https://www.marinabaysands.com), o directamente la dedicada al SkyPark (https://www.marinabaysands.com/sands-skypark.html).

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •