Hong Kong tiene dos terminales de cruceros, ambas situadas en Kowloon. La mas antigua, Ocean Terminal, está magníficamente situada junto a la terminal del Star Ferry en Kowloon. La utilizan los barcos pequeños y algunos de los medianos. Pero, con el cierre del mítico aeropuerto de Kai Tak en 1998, el gobierno de Hong Kong se encontró con un largo espigón vacío que se adentraba en Victoria Harbour. Parecía preparado a propósito para construir en él una terminal de cruceros. La nueva terminal, diseñada por Norman Foster, se abrió al público en 2013. Su ascenso como una de las principales terminales de cruceros de Extremo Oriente ha sido meteórico, superando en 2017 los 700.000 pasajeros, entre los que nos encontramos nosotros. Pero la terminal de Kai Tak tiene dos problemas. El primero, que parece un aeropuerto. Y no me refiero solo a su aspecto exterior, sino a los interminables pasillos que hay que recorrer para entrar o salir desde el barco. El segundo, aunque me imagino se solucionará con el tiempo, que todo su entorno está en obras, dejando la terminal prácticamente incomunicada con el resto de la ciudad.

Llegando a Hong Kong

Aproximación a Hong Kong.

Llegando a Hong Kong desde Vietnam, me había hecho a la idea de que entraríamos a Victoria Harbour desde el oeste, atravesando la desembocadura del Río de las Perlas y pasando por delante de la impresionante “skyline” de la ciudad. Pero me equivoqué. Imagino que para evitar la navegación por la congestionada parte central de Victoria Harbour, el Celebrity Constellation dio un rodeo y entramos a puerto desde el este. A pesar de lo cual, acabamos disfrutando de una hermosa navegación.

Me desperté poco después de las seis y media de la mañana. Navegábamos detrás del China Star, un barco que tiene el mérito de ser el único crucero del mundo con dos cascos, así como de ser el mayor buque diseñado con el sistema SWATH, una variedad del clásico catamarán. Mas allá del China Star, casi ocultas por la neblina, podía ver las islas Ninepin, un grupo de islotes deshabitados. El Celebrity Constellation acabó superando al China Star, mientras navegaba con rumbo al canal de Tathong, acceso oriental a Victoria Harbour, el puerto natural que se extiende entre Hong Kong y la península de Kowloon.

Amanecer sobre la isla de Tung Lung Chao

Amanecer sobre la isla de Tung Lung Chao.

La entrada a puerto no estuvo en absoluto falta de interés. Al hermoso amanecer que teníamos a nuestra popa, se unía el tráfico naval, que se intensificaba por momentos según nos acercábamos a Hong Kong. El paisaje pasó de un entorno natural, con escasa presencia humana, a la urbanización mas desenfrenada. Los pequeños islotes deshabitados se convirtieron en complejos con grandes edificios de apartamentos. A estribor, se sucedían las zonas industriales, alternando con bloques de viviendas.

Lei Yue Mun

Lei Yue Mun.

Justo antes de entrar al puerto, en el canal de Lei Yue Mun, pasamos junto al pueblo de pescadores del mismo nombre, una reliquia del Hong Kong de otros tiempos, famoso entre la población local por sus restaurantes de marisco. A su lado, está uno de los refugios para tifones de Hong Kong: el de Sam Ka Tsuen. Estos refugios, una particularidad de la ciudad, se concibieron como abrigo para barcos de pesca en caso de tormenta tropical. Al final acabaron llenos de barcos que eran utilizados como residencia permanente por el grupo étnico de los Tanka. En algunos, a medidos del siglo XX, llegaron a vivir 40.000 personas, desarrollando una cultura y una gastronomía características, que hoy casi han desaparecido.

El celebrity Millennium en Kai Tak

El celebrity Millennium en Kai Tak.

Poco después, llegábamos a la futurista terminal de Kai Tak, en la que estaba atracado el Celebrity Millennium, gemelo del Constellation. El barco viró lentamente, para atracar por el costado de babor. Nuestra terraza quedó justo frente a Victoria Harbour, con el skyline de Hong Kong y el Pico Victoria al fondo. Es una pena que la neblina (¿o la contaminación?) enturbiara la vista.

Atardecer en Victoria Harbour

Atardecer en Victoria Harbour.

Cuando regresamos por la tarde, después de pasar el día en la ciudad, estaba atardeciendo. El sol se ponía lentamente sobre los rascacielos de Kowloon, mientras los edificios se iban iluminando poco a poco. Como siempre, el puerto bullía de actividad, con embarcaciones pequeñas y medianas cruzándolo en todos los sentidos.

Enseguida se hizo de noche, aunque el cielo brillaba con un resplandor lechoso, reflejando la ingente cantidad de luz que emanaba de la ciudad. Zarpamos poco después de las siete de la tarde, con rumbo este. En la oscuridad de la noche, la sensación fue un tanto irreal. Las hileras de edificios, llenos de ventanas iluminadas, formaban una sucesión en apariencia interminable. Pero, tras superar los enormes complejos de viviendas situados al final de Siu Sai Wan Road, las luces desaparecieron bruscamente. Lentamente, nos fuimos adentrando en la oscuridad de la noche, mientras el resplandor de Hong Kong se desvanecía en el horizonte.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Terminal de Kai Tak

Ocean Terminal

Algunos vínculos útiles:

La página oficial de turismo de Hong Kong tiene una sección en español, con bastante información útil: http://www.discoverhongkong.com/es/index.jsp

Página web de la terminal de cruceros de Kai Tak (en inglés): http://www.kaitakcruiseterminal.com.hk

Ocean terminal tiene su propia página en inglés (http://www.oceanterminal.com.hk) pero funciona bastante mal.

También en inglés, se puede consultar la página dedicada a Hong Kong de CruiseMapper, con abundante información de ambas terminales: http://www.cruisemapper.com/ports/hong-kong-port-13

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •