Al nombrar Murano, todo el mundo piensa en el cristal homónimo. Pero el nombre del cristal procede de un pequeño grupo de islas, situado a poco mas de un kilómetro al norte de Venecia. Aunque sus orígenes se remontan a la Alta Edad Media, Murano se convirtió en el epicentro de la producción de cristal veneciano en 1291, cuando todos los hornos de la ciudad se trasladaron para reducir el riesgo de incendios en la capital. Durante años, Murano fue el mayor fabricante de cristal de Europa. A partir del siglo XVIII comenzó la decadencia y en 1923 perdió la autonomía municipal, al ser incorporado a Venecia.

Soportales en Fondamenta Daniele Manin

Soportales en Fondamenta Manin.

Hoy Murano es una especie de pequeña Venecia. No tiene los grandes palacios góticos ni las magníficas iglesias barrocas o neoclásicas de su hermana mayor. Pero tampoco sus aglomeraciones de visitantes. Se podría decir que es como una Venecia primordial, anterior a la proliferación de edificios, a cual mas lujoso y extravagante, que convirtieron a la Venecia auténtica en el lugar hermoso, pero un tanto delirante, que hoy conocemos. También se podría decir que es una Venecia mas pura. A Venecia es posible llegar en coche o en tren. Es cierto que el tráfico rodado no pasa del barrio de Santa Croce, pero las estaciones de tren y autobús, unidas a los aparcamientos cercanos a la Plaza de Roma, son como una herida sangrante en el hermoso entramado urbano de la ciudad. A Murano solo se puede llegar en barco. Ningún puente une sus islas con el continente, manteniéndolas en ese sentido en un estado similar al que debía tener Venecia antes de que, en 1842, se construyera la primera unión por ferrocarril con lo que los venecianos llamaban Terraferma.

El número de visitantes que puede llegar a Murano está limitado por la capacidad de las lineas de vaporetto que la unen a Venecia. Como no deja de ser un destino atractivo, los barcos suelen ir bastante llenos a primera hora de la mañana. Pero las líneas 4.1 y 4.2, que son las que hacen el trayecto, tienen una frecuencia de aproximadamente 15 minutos. En general, es difícil encontrar aglomeraciones en Murano. En cuanto te alejas un poco de Fondamenta Manin, que es donde se concentra la mayor parte de las tiendas de cristal, lo normal es estar prácticamente solo.

Venta ambulante en Riva Longa

Venta ambulante en Riva Longa.

Al igual que Giudecca, Murano es un barrio mucho mas vivo que el centro de Venecia. No hay hordas de turistas, ni góndolas. A pesar de la proliferación de tiendas de cristal, también es posible encontrar comercios enfocados a servir a los residentes. Incluso es posible ver algún vendedor ambulante que, como no podía ser menos, utiliza su lancha a modo de tienda. También hay algún astillero y, como no, las fábricas de cristal, que en algunos casos se pueden visitar. Las casas son por lo general mucho mas modestas que en Venecia, pero en su mayor parte están habitadas.

Palazzo da Mula

Palazzo da Mula.

No faltan en Murano los edificos de estilo veneciano, con sus característicos elementos ojivales. En este sentido, quizá el edificio mas destacable sea el Palazzo da Mula, un bello ejemplo de palacio gótico de los siglos XII o XIII. Construido inicialmente como palacio de Verano de la familia da Mula, actualmente está ocupado por dependencias municipales. Muy cerca está la iglesia de San Pedro Mártir, edificada en el siglo XIV, que no pudimos visitar por estar en restauración.

Basílica de Santa María y San Donato

Basílica de Santa María y San Donato.

Pero, en mi opinión, el edificio mas destacable de Murano es, con diferencia, la Basílica de Santa María y San Donato. Edificado originalmente en el siglo VIII, se reconstruyó en la primera mitad del siglo XII. Es uno de los mejores ejemplos del peculiar estilo veneciano-bizantino. Lo primero que llama la atención es el exterior de su ábside, con dos hileras superpuestas de columnas de mármol, rematadas por arcos bizantinos. De su interior lo mas destacable es su suelo de mosaicos, contemporáneos de los de la Basílica de San Marco. Los valiosos mosaicos, de estilo bizantino, fueron restaurados entre 1973 y 1979. A partir del 2012 se han vuelto a acometer trabajos de mantenimiento en el suelo, dereriorado por siglos de uso y sucesivas inundaciones.

Muy cerca de la basílica está el interesante Museo del Vidrio, que en esta ocasión no pudimos visitar, al coincidir con una huelga en los museos italianos. Esto trastocó nuestros planes, que originalmente eran de haber comido en Murano tras la visita al museo. Decidimos seguir camino hacia Burano.

GuardarGuardar

Palazzo da Mula

Iglesia de San Pedro Mártir

Basílica de Santa María y San Donato

Museo del Vidrio

Algunos vínculos útiles:

En Vistiandoeuropa se puede encontrar bastante información práctica: http://www.visitandoeuropa.com/venecia/lugares-interes/murano

También es interesante la entrada de blog-Italia.comhttps://blog-italia.com/otros-destinos-de-italia/isla-de-murano

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •