Ritsurin Kōen se ubica a los pies del monte Shiun, en la ciudad de Takamatsu. Aunque hay constancia de la existencia de algún edificio en el siglo XV, el jardín comenzó a construirse en el 1625, bajo el auspicio de Ikoma Takatoshi, un daimio local. En 1642 otro daimio, Matsudaira Yorishige, se hizo con el control de la comarca, pero no interrumpió los trabajos de construcción. Éstos se prolongaron durante generaciones, hasta ser finalizados en 1745, bajo Matsudaira Yoritaka. El jardín fue requisado durante la Restauración Meiji y abierto al público en 1875. Desde 1953 figura en el listado oficial de monumentos japoneses, como un lugar de belleza paisajística especial.

Pino en Nan-ko

Pino en Nan-ko.

Cualquiera que siga el blog habrá podido apreciar mi fascinación por los jardines japoneses. Haciendo escala a menos de tres kilómetros de uno de los mejores jardines de Japón, estaba claro cual iba a ser nuestra visita prioritaria del día. En teoría lo teníamos fácil. Bastaba con salir del muelle, subir al ferrocarril en la cercana estación y bajar unos metros al norte de Ritsurin. En la práctica, fue algo más complicado. Un despiste nos hizo perder el tren. En ese momento, descubrimos que habíamos llegado a otro Japón, distinto al que habíamos conocido durante los días anteriores, en el que la frecuencia entre trenes se medía más en horas que en minutos. Ante la perspectiva de estar casi una hora esperando en la estación, optamos por ir hasta Ritsurin dando un tranquilo paseo por la amplia calle Chuo. Finalmente, con cierto retraso sobre el horario previsto, poco antes de las ocho de la mañana llegábamos a la puerta este del jardín.

Neagari Goyo-matsu

Neagari Goyo-matsu.

Ritsurin contiene seis estanques y trece colinas, repartidas por una superficie de 75 hectáreas, de las cuales 16 están mantenidas como jardín. A pesar de que su nombre se podría traducir como el Parque de los Castaños, es famoso por sus numerosos pinos. Un millar de los aproximadamente 1.400 que hay en el recinto, algunos con 300 años de antigüedad, reciben cuidados de los jardineros. Quizá el más destacado sea Neagari Goyo-matsu. Según la tradición, el enorme pino que crece junto a Kikugetsu-tei tiene su origen en un diminuto bonsai que el shogun Tokugawa Ienari regaló en 1833 al daimio de Sanuki, Matsudaira Yorihiro.

Nan-ko y Kikugetsu-tei

Nan-ko y Kikugetsu-tei.

Aun estando rodeado por la ciudad, el monte Shiun bordea todo su flanco occidental, sirviendo de fondo para la cuidada escenografía. Como en todo jardín japonés, nada está dejado al azar. El relieve de las colinas artificiales, los estanques, los puentes que los atraviesan, los árboles, los edificios, todo está pensado para inspirar sensaciones de armonía y serenidad. Es un jardín de paseo de estilo tsukiyama, o de colinas, en los que es habitual que sus formas imiten a las de la naturaleza. En ocasiones, inspirándose en lugares concretos de la geografía de Japón o China.

Recomiendan recorrer el jardín en dos circuitos. El primero, por su parte septentrional, se hace en aproximadamente 40 minutos. Fue por donde comenzamos nuestra visita. Personalmente, me pareció la parte más floja del jardín. Todo Ritsurin está más asilvestrado de lo que es habitual en otros jardines japoneses que pudimos visitar. Esto era especialmente cierto en su extremo norte. A pesar de la indudable belleza del entorno, con una espléndida arboleda y estanques cubiertos de lotos indios a punto de florecer, el recorrido nos supo a poco.

Lotos en Nan-ko

Lotos en Nan-ko.

Por contra, el recorrido meridional superó ampliamente nuestras expectativas. En teoría, se hace en 60 minutos, pero nosotros acabamos empleando casi el doble. Mucho más cuidado que el extremo septentrional, esta parte del jardín tiene rincones asombrosamente hermosos, que justifican con creces la fama de Ritsurin.

Desde el mirador de Hiraiho

Desde el mirador de Hiraiho.

Quizá el punto culminante sea el espléndido panorama desde el mirador de Hiraiho, situado en el extremo sureste del parque. Desde la diminuta explanada, se contempla como Engetsu-kyo, el Puente de la Luna Creciente, atraviesa las plácidas aguas de Nan-ko, el más meridional de los estanques. Más allá de éste, los tejados de Kikugetsu-tei se entremezclan con la vegetación, que forma un continuo con la densa arboleda del monte Shiun. El mirador, situado en lo alto de una pequeña colina artificial, cuya silueta se inspira en la del monte Fuji, y protegido del sol por grandes árboles, está situado en el lugar perfecto para apreciar la increíble belleza del lugar. Con razón es una de las vistas más famosas de Japón.

Tomando té en Kikugetsu-tei

Tomando té en Kikugetsu-tei.

El jardín dispone de varias casas de té. Nosotros elegimos Kikugetsu-tei, espléndidamente integrada en el extremo occidental de Nan-ko. Nos sirvieron un té matcha frío, acompañado de unas delikatessen de gelatina. Sentados sobre el suelo de tatami, mientras tomábamos el refrescante té y disfrutábamos del paisaje que rodea el edificio, logramos olvidarnos por un rato del intenso calor que, a esa hora de la mañana, comenzaba a adueñarse del ambiente.

Tras tomar el té, dimos un paseo por los diversos salones de Kikugetsu-tei, disfrutando de la sencillez de sus líneas y de las vistas, tan hermosas como relajantes, que nos brindaban sus shōji, abiertas de par en par. Las puertas correderas tradicionales, que comenzaron a usarse durante el siglo VII, son de una versatilidad asombrosa. Además del ahorro de espacio que ofrecen, permiten reconfigurar las habitaciones con gran flexibilidad, modificando tanto las divisiones interiores como su exposición al exterior, en función del sol o de la brisa dominante.

Mapa antiguo de Ritsurin

Mapa antiguo de Ritsurin.

Entre las dos zonas del jardín se levanta Shoko Shoreikan. El edificio fue construido en 1899 como museo de la prefectura de Kagawa. Actualmente aloja diversos servicios, así como algún puesto de artesanía local y varias exhibiciones. También atesora el plano más antiguo del jardín que ha llegado a nuestros días. Creado en 1700, es una pieza de gran valor histórico, pues permite estudiar la evolución del jardín prácticamente desde sus orígenes. En aquella época había un salón de arqueros y otro de jinetes, que no han llegado a nuestros días.

Kikugetsu-tei

Kikugetsu-tei.

Finalmente, algo después de las 10:30, salimos del jardín por su puerta norte, con la intención de regresar al puerto en tren. Habíamos aprendido la lección y, en esta ocasión, llegamos a la estación con tiempo suficiente. Nuestro recorrido por Ritsurin duró prácticamente tres horas, a pesar de haber renunciado a recorrer Nan-ko en barca. Parecía una actividad muy relajante. Pero hacía demasiado calor para estar durante treinta minutos en un bote a pleno sol.

Vista desde Kikugetsu-tei

Vista desde Kikugetsu-tei.

Había leído en algún lugar que Ritsurin es el mejor jardín japonés que no figura en las listas de mejores jardines japoneses. Lo cual no es cierto. Por ejemplo, en la lista de Japan Rail ocupa el décimo lugar, en la de Japan Guide el quinto y en Wander Wisdom el cuarto. Sin embargo, al estar en una ciudad poco turística, alejada de las rutas más populares, es un lugar relativamente poco visitado. Lo cual permite recorrerlo con la calma y tranquilidad que todo jardín japonés merece. Personalmente, es con diferencia el que más disfrute de todos los que visitamos en nuestro viaje por Japón. Por encima incluso del célebre Kenroku-en, en Kanazawa. Por unas horas, mientras recorríamos sus sinuosos paseos, sorprendiéndonos a cada paso con las cambiantes perspectivas, pudimos entrever las sensaciones que tendría un daimio paseando por su jardín privado.

Puerta norte

Puerta este

Kikugetsu-tei

Engetsu-kyo

Mirador de Hiraiho

Shoko Shoreikan

Para ampliar la información:

Como siempre, muy interesante la entrada del blog Japonismo: https://japonismo.com/blog/viaje-a-japon-el-ritsurin-koen-de-takamatsu.

Viajes por Japón también tiene una buena reseña sobre el jardín: https://viajesporjapon.wordpress.com/2010/12/28/ritsurin-koen-栗林公園/.

También se puede encontrar información en la web de Japan Travel (https://www.japan.travel/es/spot/833/) y algún dato práctico en Japan Experience (https://www.japan-experience.es/ciudad-takamatsu/ritsurin-koen).

En inglés, la web oficial de Ritsurin está en https://www.my-kagawa.jp/en/ritsurin/.

En la misma página, se puede obtener en PDF la breve guía que entregan al adquirir la entrada: https://www.my-kagawa.jp/en/ritsurin/pdf/pamphlet.pdf.

Según parece, es posible tomar un desayuno tradicional japonés en una de sus casas de té: https://www.art-takamatsu.com/en/travel/sightseeing/entry-48.html. Una pena no haberlo descubierto antes de nuestra visita.

Por último, la web Life Takamatsu tiene un breve artículo sobre la iluminación del jardín en otoño: http://takamatsulife.com/blog/2015/11/06/autumn-illumination-ritsurin/.

  • 1
  •  
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •