Yokohama es toda una rareza entre las grandes ciudades de Japón. Apenas tiene historia. Durante siglos, tan solo era una pequeña aldea de pescadores, en el sur de la bahía de Tokio. Todo cambió cuando, cuatro años después del tratado de Kanagawa, Yokohama se convirtió en una de las cuatro poblaciones del imperio abiertas al comercio internacional. Tan solo un año más tarde, en 1859, se inauguraba el puerto, que rápidamente se convirtió en el principal del país. La primera mitad del siglo XX no fue especialmente benigna con la floreciente ciudad. En 1923, era asolada por el Gran Terremoto de Kanto. También sufrió notablemente durante los bombardeos estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial. Terminada ésta, los mismos que la habían destruido emprendieron su reconstrucción, convirtiéndola en su principal punto logístico durante los años de la ocupación de Japón. En la actualidad, Yokohama es la segunda ciudad más poblada del país, con 3,7 millones de habitantes. Una urbe moderna en la que apenas quedan huellas del pasado.

Atardecer en Yokohama

Atardecer en Yokohama.

Aterrizamos en Narita tras un agotador vuelo directo desde Madrid. 10.763 kilómetros y 13 horas encajonados en los dos asientos centrales de un Airbus 330. Con diferencia, el peor vuelo de mi vida. Finalmente, a lo que serían las cinco de la madrugada de Madrid, llegábamos al hotel en Yokohama. Inmediatamente decidimos irnos a comer, en un intento de adaptarnos lo antes posible al horario local, pero el bochorno y el cansancio pudieron con nosotros. Tras una siesta de tres horas, regresamos a la calle en pleno atardecer. Seguía haciendo calor, pero al menos el sol había desaparecido tras el horizonte.

Zenrin-mon

Zenrin-mon.

Decidimos acercarnos hasta el barrio chino, del que apenas nos separaban 350 metros. Yokohama Chukagai, como se conoce al barrio localmente, nació el mismo año que el puerto de la ciudad. Hasta 1899, una estricta ley prohibía a los chinos residir fuera de las áreas reservadas para su comunidad. Chukagai fue prosperando, con la ayuda de las lineas de navegación regulares que unían Yokohama con Hong-Kong y Shanghai. La primera mitad del siglo XX golpeó duramente al barrio. Primero con el Gran Terremoto de Kanto. A partir de 1937 con la Segunda Guerra Chino-Japonesa, que acabó imbricada en la Segunda Guerra Mundial. Tras la guerra, recuperó rápidamente su prosperidad, confirmada con la construcción, en 1955, de Zenrin-mon, una «Puerta de Buena Vecindad».

Callejón en Yokohama Chukagai

Callejón en Yokohama Chukagai.

En la actualidad, el barrio chino de Yokohama es el mayor de todo Japón y uno de los más grandes del mundo. Se calcula que tiene una población cercana a los 4.000 habitantes y aloja unos 250 negocios regentados por la comunidad china. Principalmente restaurantes, alineados pared con pared en sus arterias principales. Aunque no faltan los estrechos callejones, con un aspecto más exótico.

Kanteibyo

Kanteibyo.

Yokohama Chukagai también tiene sus templos. En concreto dos: Kanteibyo y Masobyo. En nuestro recorrido, pasamos por delante del primero, un santuario dedicado al general Guan Yu. El templo actual fue construido entre 2003 y 2006, aunque sus orígenes son casi tan antiguos como la comunidad china de Yokohama. Según la tradición, un emigrante chino llegó en 1862 a la ciudad, llevando una estatua de Guan Yu, un personaje de gran importancia en la historia y la cultura popular china. Hasta el punto de ser reverenciado tanto en la religión tradicional como en el budismo y el taoísmo. En la primera, es común referirse al general como Emperador Guan, por lo que el templo también es conocido como Guan Gong. El primer templo se edificó en la década de 1870. Destruido en Gran Terremoto de Kanto y de nuevo durante la Segunda Guerra Mundial, la comunidad china lo ha reedificado en cada ocasión, convirtiéndolo en el corazón espiritual del barrio.

Guardiana del Agua

Guardiana del Agua.

Tras el recorrido por el barrio chino, nos acercamos hacia el parque Yamashita, buscando el frescor de la brisa marina. El parque tiene sus orígenes en el Gran Terremoto de Kanto, tras el cual se decidió no reconstruir los edificios que había en la fachada marítima, creando un parque en su lugar. Contiene varios monumentos y memoriales, en algunos casos dedicados a la hermandad con lugares lejanos. Como la estatua denominada «Guardiana del Agua», rodeada por una fuente. La escultura es una réplica de la obra del escultor Donal Hord, regalo de la Comisión de Amistad de San Diego y Yokohama.

Hikawa Maru

Hikawa Maru.

En un muelle cercano encontramos al Hikawa Maru, un trasatlántico de lujo que estuvo operativo entre 1930 y 1960. La reputación de sus espléndidos interiores de estilo modernista y el esmerado servicio a bordo hicieron que se ganara el apodo de Reina del Pacífico. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, muchos refugiados judíos que huían de Alemania vía Japón realizaron el tramo final de su viaje hasta América a bordo del barco. También fue el último en realizar el trayecto entre Estados Unidos y Japón antes del bombardeo de Pearl Harbour, repatriando ciudadanos japoneses. Pero su mayor mérito fue sobrevivir a la debacle japonesa en los últimos años de la guerra. Convertido en buque hospital, sufrió en tres ocasiones el impacto de minas. Logró ser uno de los dos únicos grandes barcos japoneses de pasajeros que seguía a flote al final de las hostilidades. Tras pasar un tiempo repatriando soldados imperiales, fue devuelto a sus propietarios, que lo mantuvieron activo hasta 1960. Desde 1961 está amarrado a los muelles de Yokohama, convertido en museo flotante. Fue una pena que no tuviéramos tiempo para visitarlo.

Fuente Hindú

Fuente Hindú.

Seguimos paseando hacia el oeste, camino de la «sky line» de Yokohama. En el extremo occidental del parque nos encontramos con un extraño templete cuya arquitectura más parecía propia de la India que del País del Sol Naciente. La razón es muy simple, el templete y la fuente de agua potable que hay en su interior fueron un regalo de la comunidad hindú residente en Yokohama. Inaugurada en 1939, es tanto un agradecimiento por la ayuda prestada por Japón a los hindúes que sobrevivieron al Gran Terremoto de Kanto, como un memorial a los que perecieron durante la catástrofe.

Red Brick Warehouse

Red Brick Warehouse.

Tras llegar al final del parque, encontramos el Paseo Yamashita Rinkosen, una vía peatonal que aprovecha la antigua plataforma de una vía de ferrocarril elevada. El paseo nos llevó, por encima del tráfico, hasta las inmediaciones de Yokohama Akarenga Sōko. Los antiguos edificios de aduanas, construidos en el ladrillo rojo del que reciben su nombre, se edificaron entre 1899 y 1906. Tras sobrevivir al Gran Terremoto de Kanto y a la Segunda Guerra Mundial, fueron requisados y utilizados por el ejército estadounidense entre 1945 y 1956. Posteriormente cayeron en desuso, hasta que en 1992 los adquirió el ayuntamiento de la ciudad, que emprendió un concienzudo trabajo de restauración. En 2002 se inauguraron de nuevo, uno de ellos convertido en centro cultural y el otro en centro comercial.

Minato Mirai desde el parque Unga

Minato Mirai desde el parque Unga.

Desde los almacenes, un breve paseo nos llevó al puente Bankoku y al cercano parque Unga, donde pudimos disfrutar de la vista nocturna de Minato Mirai, el barrio más futurista de Yokohama. La Yokohama Landmark Tower destacaba claramente sobre el resto de edificios de la orilla occidental del río Ōoka. Construido entre 1990 y 1993, sus 296 metros de altura lo convierten en el segundo más alto de Japón. En su azotea hay una terraza panorámica, desde la que, según dicen, en días claros se ve el monte Fuji. Pero no era de día y nosotros estábamos agotados por el viaje y el intenso calor. Ni tan siquiera estábamos seguros de que el mirador estuviera abierto a esas horas. Era un buen momento para dar media vuelta y reservar fuerzas para el día siguiente.

Amanecer en el puerto de Yokohama

Amanecer en el puerto de Yokohama.

La mañana siguiente despertamos al filo de las cuatro y media, todavía bajo los efectos del jet-lag. El madrugón nos permitió disfrutar tranquilamente de un sereno amanecer, además de poder ver la aproximación a la cercana terminal de cruceros del MS Maasdam, en el que embarcaríamos en apenas unas horas. También nos hizo llegar los primeros al salón del desayuno, situado en la planta más alta del hotel, y conseguir una mesa con una vista espléndida sobre la bahía. A las ocho, estábamos subiendo al metro, rumbo a la excursión del día.

Una breve excursión a Kamakura.

La ciudad de Kamakura está situada a unos 17 kilómetros al suroeste de Yokohama, en la bahía de Sagami. Entre los años 1185 y 1333 fue sede del shogunato Kamakura, lo que la convirtió en la capital de facto del Japón. 

Atardecer desde Osanbashi

Atardecer desde Osanbashi.

Después de regresar al hotel y recoger el equipaje, nos fuimos directamente a la futurista terminal de cruceros de Osanbashi, donde nos esperaba el Maasdam. Una vez acomodados en el camarote, aprovechamos el tiempo restante antes de cenar para dar un paseo por la azotea de la terminal, desde la que pudimos disfrutar del atardecer mientras se iban encendiendo las luces del distrito de Minato Mirai. Zarpamos a las diez en punto de la noche. Tan solo quince minutos más tarde, el Maasdam navegaba bajo el Puente de la Bahía y perdíamos de vista los edificios de Yokohama, ocultos tras las instalaciones portuarias. Comenzaba así nuestro crucero por Japón y el Extremo Oriente ruso. Un viaje que, catorce días más tarde, nos traería de vuelta a Yokohama.

Hotel Monterey Yokohama

Zenrin-mon

Kanteibyo

Guardiana del Agua

Hikawa Maru

Fuente Hindú

Red Brick Warehouse

Puente Bankoku

Terminal de Osanbashi

Para ampliar la información:

En https://www.yokohamajapan.com/es/ hay una guía turística oficial de la ciudad.

La web Japonismo tiene una larga página sobre Yokohama: https://japonismo.com/blog/que-ver-y-hacer-en-yokohama.

En Matcha nos recomiendan once lugares para visitar: https://matcha-jp.com/es/2591.

En inglés, la página Culture Trip tiene una sección sobre la ciudad. La portada está en https://theculturetrip.com/asia/japan/yokohama/.

Muy completa la entrada sobre Yokohama en Wikitravel: https://wikitravel.org/en/Yokohama.

La web Ambassadors Japan tiene una página sobre el parque Yamashita: https://www.ambassadors-japan.com/en/yokohama-portscape/353/.

Quien quiera visitar el Hikawa Maru puede encontrar la web oficial en https://www.nyk.com/rekishi/e/exhibitions/hikawa.htm.

En la web Savor Japan recomiendan seis restaurantes en el barrio chino de Yokohama: https://savorjapan.com/contents/more-to-savor/yokohama-chinatown-restaurants-6-great-gems-of-chuka-ryori/.

En cambio, quien prefiera algo más informal debería entrar en la web byFood: https://www.byfood.com/blog/where-to-eat/yokohama-chinatown-street-food-guide.

Por último, la página de la terminal de cruceros de Osanbashi está en https://osanbashi.jp/english/introduction/.

  • 1
  •  
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •