Gunnuhver es el nombre que recibe un área geotermal, cercana al extremo sudoccidental de la península de Reykjanes. Pero también es la denominación del gran volcán de lodo que se ubica cerca de su centro, en lo que anteriormente era una tranquila charca geotermal. A raíz de un terremoto, la charca desapareció, para convertirse en el mayor volcán de lodo de Islandia. Un monstruo de 20 metros de diámetro que continuamente escupe a la atmósfera una asombrosa cantidad de azufre y agua vaporizada.

Islandia es una isla curiosa. Y no solo por su extraña geología. A pesar de estar deshabitada hasta hace poco más de un milenio y, aún hoy, tener una baja densidad de población, es difícil encontrar un accidente geográfico, por nimio que éste sea, que no tenga nombre. Muchas veces, asociado a ese nombre, hay una leyenda. Sin duda, vivir rodeado de un paisaje tan extraño y las largas noches de invierno deben ayudar a la imaginación. Gunnuhver no iba a ser la excepción. Su nombre está ligado a la historia de la bruja Gudrún Önundardóttir, también conocida como Gunna, que cayó en una de las fumarolas de la zona. Quizá su enojado espíritu siga habitando el lugar y sea la causa de los repentinos cambios de humor de éste.

Entorno del gran volcán de lodo

Entorno del gran volcán de lodo.

Como muchos parajes de Islandia, Gunnuhver es un lugar con cierto nivel de peligro. Aunque está convenientemente señalizado y hay pasarelas de madera para acceder a algunos sitios, hay que moverse con precaución. El terreno, en muchas áreas, alcanza temperaturas superiores a los 100 grados centígrados. En invierno es sencillo distinguirlas: no tienen nieve. Pero el resto del año, un despiste o una imprudencia pueden acarrear serias consecuencias. A lo que hay que añadir el riesgo, menos probable pero más aleatorio, creado por los continuos cambios que se producen en el área, una de las geológicamente más activas de la isla. Las pasarelas destruidas y los cierres temporales, que en ocasiones duran años, forman parte de la rutina del lugar. Y nadie descarta que pueda aparecer una nueva solfatara en lo que minutos antes era terreno firme.

Nube de vapor en Gunnuhver

Nube de vapor en Gunnuhver.

Al llegar a Gunnuhver, es imposible evitar dirigir la atención a su gran volcán de lodo, delatado por el impresionante penacho de vapores que desprende. Nada más descender del coche, me dirigí a la pasarela que lleva a sus inmediaciones. Con lo que no había contado era con la dirección del viento, que empujaba la densa nube justo sobre la plataforma de acceso. Intenté llegar a su extremo, pero fue imposible. Las bajas temperaturas del aire convertían el vapor en minúsculas gotas de agua, que me empaparon en cuestión de segundos. Hice un segundo intento, esta vez sin la cámara de fotos y con más ropa impermeable. Llegó un momento en el que la cantidad de vapor era tal que me impedía ver cualquier cosa más allá de su grisáceo velo. A la extraña sensación de moverme contra el viento en medio de una nube, se unían los ruidos generados por los gases al escapar de la tierra y un intenso olor a azufre. Por segunda vez, di media vuelta sin llegar al final de la pasarela, derrotado por la naturaleza de Islandia.

Paseando por Gunnuhver

Paseando por Gunnuhver.

Tras mi doble fracaso, pasé un rato recorriendo los alrededores. Gunnuhver es la única zona geotermal de Islandia alimentada por agua de mar. El vapor de agua que escupe está cargado de sales y minerales que tiñen el terreno con una curiosa paleta de colores. La sensación de estar en otro planeta, tan habitual en muchos lugares de Islandia, aquí se acentuaba. Las tonalidades del suelo, los tan extraños como repugnantes olores y el continuo sonido provocado por los escapes de vapor, se unían a la tenue neblina que flotaba sobre el suelo para crear un entorno irreal, radicalmente distinto de aquel al que estamos habituados. Vagué sin rumbo fijo por los alrededores, disfrutando del impactante paisaje mientras esperaba que un cambio de la dirección del viento me permitiera recorrer la pasarela en un tercer intento. Pero Gunna no parecía estar por la labor. Asumiendo mi derrota, subí al coche y continué mi periplo por la península de Reykjanes.

Gunnuhver

Para ampliar la información:

El blog Con un Par de Botas tiene una entrada sobre el lugar: https://www.conunpardebotas.com/gunnuhver-cuentos-de-fantasmas/.

En inglés, la página sobre Gunnuhver en la web oficial de turismo de Reykjanes está en https://www.visitreykjanes.is/en/travel/places/nature/gunnuhver.

En The Vintage News también hay una larga entrada, centrada principalmente en la leyenda de Gunna: https://www.thevintagenews.com/2017/04/13/gunnuhver-largest-hot-spring-iceland-hides-bitter-haunting-story-dead-girl/.

En la misma linea, se puede visitar la página de Wondermondo: https://www.wondermondo.com/gunnuhver-geothermal-area/.

Gunnuhver forma parte del Geoparque de Reykjanes, cuya web se puede consultar en http://www.reykjanesgeopark.is/en.

  • 3
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •