Tras una primera tarde visitando Torcello, en el norte de la laguna, nuestro plan para el primer día completo en Venecia era simple: dar un paseo por sus calles menos turísticas, mientras visitábamos algunos monumentos que no conocíamos, regresando a Murano a la hora de cenar. Siempre teniendo en cuenta que Venecia es una ciudad complicada, en la que es aconsejable dejar cierto espacio a los imprevistos. Lo mismo es posible encontrar un lugar cerrado, que descubrir otro cuya existencia o interés habías pasado por alto. Cualquiera de los dos casos, o una aglomeración inesperada, puede hacer necesario improvisar sobre la marcha.

Un tranquilo paseo por Cannaregio​.

Comenzamos nuestro recorrido desde los muelles de Fondamente Nove, atravesando buena parte del sector menos turístico de Cannaregio, una de las partes mas tranquilas de la ciudad. Tras cruzarnos brevemente con la Venecia mas masificada, atravesamos el Gran Canal por el puente de los Descalzos.

Rio Marin

Rio Marin.

A continuación, pasamos de refilón por el sestire de Santa Croce, entre el Gran Canal y el Río de San Zuane Evangelista, en el límite con San Polo. Viniendo de las calles y fondamente prácticamente vacías del norte de Cannaregio, nos llamó la atención la cantidad de transeúntes con los que nos cruzábamos, aunque hay que reconocer que ni con mucho se acercaba a la masificación que habíamos vivido en Rio Terà Lista di Spagna. No tardamos ni diez minutos en llegar al sestiere de San Polo, atravesando la calle Longa y la fondamenta Rio Marin.

San Polo, mucho más que Rialto.

En San Polo teníamos muy claro nuestros principales objetivos: la basílica de Santa María Gloriosa dei Frari y la Scuola Grande di San Rocco. Si la basílica fue una visita muy interesante, la Scuola nos dejó sin palabras. Otro lugar a añadir a la lista de imprescindibles de Venecia.

Campo San Barnaba

Campo San Barnaba.

Seguimos hacia el sur, adentrándonos ahora en el sestiere de Dorsoduro. Atravesamos el campo Santa Margherita y llegamos frente a la iglesia de San Barnaba. Ésta tuvo sus orígenes en el siglo X, aunque el edificio actual fue construido entre 1749 y 1779. La parroquia fue suprimida en 1810, durante la ocupación napoleónica, y la iglesia desconsagrada. En la actualidad, acoge una exposición permanente sobre las máquinas de Leonardo da Vinci. Aunque no figuraba en nuestros planes, estuvimos tentados de visitarla, pero comenzaba a hacerse tarde. Preferimos continuar con nuestra ruta original.

Ca’ Rezzonico, esplendor y decadencia en el settecento veneciano.

El palacio de Ca’ Rezzonico, edificado entre 1667 y 1752, aloja un interesantísimo museo dedicado al settecento veneciano. Recorrer sus salones permite conocer como era un palazzo en tiempos de la república, mientras se disfruta de una buena colección de obras de arte.

Rio del Malpaga

Rio del Malpaga.

Salimos de Ca’ Rezzonico poco antes de las seis de la tarde, con casi todos los objetivos del día cumplidos. Habíamos entrado brevemente en la iglesia de San Geremia, que no estaba en nuestros planes, pero habíamos encontrado la Scuola Grande di San Giovanni Evangelista cerrada al público. Por contra, no habíamos comido nada desde el copioso desayuno en Murano. Decidimos callejear hacia el sur de Dorsoduro donde, en las inmediaciones del campo San Trovaso, había tanto un lugar aparentemente interesante para visitar, como un local en el que tomar algo.

Squero de San Trovaso

Squero de San Trovaso.

Llegamos frente al squero de San Trovaso sin tener muy claro qué íbamos a encontrarnos. La palabra squero, que se podría traducir al español como grada, se utiliza en Venecia para designar los astilleros tradicionales, en los que se siguen fabricando las clásicas góndolas según técnicas con siglos de antigüedad. Está regentado por la Cooperativa Daniele Manin, que tiene sus orígenes en una asociación de mutuo socorro fundada en 1868. Pensábamos que, si no conseguíamos entrar, al menos podríamos curiosear por sus inmediaciones, como habíamos hecho en los squeri de Giudecca un par de años atrás. Pero no hubo suerte. Había terminado el horario laboral y las instalaciones estaban cerradas a cal y canto. Después descubrimos que es posible visitarlo, pero con cita previa y en grupos mínimos de 25 personas.

Cruzando el canal de Giudecca

Cruzando el canal de Giudecca.

Tampoco tuvimos suerte en la Osteria al Squero, un lugar informal del que teníamos buenas referencias. Lo encontramos lleno a rebosar. Viendo la hora que era y lo cerca que estábamos del canal de Giudecca, decidimos ir sobre seguro. Subimos a un vaporetto, cruzamos el canal y nos fuimos a la Trattoria ai Cacciatori, uno de nuestros sitios favoritos en Venecia, donde cenamos magníficamente, aunque con horario alemán.

Atardecer desde el Skyline bar

Atardecer desde el Skyline bar.

Cuando terminamos la cena, todavía era de día. Nos animamos a ir hasta el Molino Stucky. Cualquiera que haya paseado por fondamenta Zattere, o haya cruzado a Giudecca, habrá visto su inconfundible mole de ladrillo rojo en el extremo suroeste del canal. Desde 2007 es un hotel de la cadena Hilton. Habíamos oído que el bar de su azotea tenía unas vistas espléndidas y decidimos probar suerte. No se si la tuvimos o no. Por una parte, no conseguimos mesa en ninguna de sus dos terrazas. Ambas estaba abarrotadas. Por otra, como todo hotel gigantesco, el Hilton Molino Stucky tiende al descontrol. A pesar de no alojarnos en sus habitaciones y de no haber consumido nada en el bar Skyline, pudimos deambular por la azotea con total libertad. Estuvimos un buen rato disfrutando del atardecer sobre Venecia, hasta que decidimos descender de nuevo al canal, para ver la puesta de sol desde la fondamenta Beata Giuliana di Collalto.

Crepúsculo en Riva degli Schiavoni

Crepúsculo en Riva degli Schiavoni.

Tras un largo día, llegaba la hora de emprender el regreso al hotel en Murano. Podíamos haber ido directamente en vaporetto pero, por la hora, pensamos que San Marco estaría empezando a vaciarse. A pesar del cansancio, no pudimos resistir la tentación de bajarnos en San Zaccaria y rematar la jornada recorriendo tranquilamente la zona más masificada de Venecia. Nos equivocamos. Tanto Riva degli Schiavoni como la plaza de San Marco intentaban recuperarse lentamente de la avalancha diaria de turistas. Sin estar abarrotadas, había muchos más visitantes de los que habíamos esperado encontrar. Apenas nos detuvimos. Regresamos hacia Fondamente Nove, zigzagueando por callejones tan oscuros como vacíos, que nos hicieron reconciliarnos con la noche veneciana. Medio perdidos, con la única referencia de ir siempre hacia el norte, acabamos en Ponte dei Mendicanti, apenas a doscientos metros del embarcadero de Fondamente Nove. Cuando llegamos a Murano, al filo de las diez de la noche, estábamos tan agotados que nos fuimos directamente a dormir. Al final, habíamos recorrido más de 17 kilómetros andando por Venecia. Un paseo tan largo como interesante que, a pesar de algún contratiempo y de haberlo realizado en pleno puente de agosto, nos demostró que sigue existiendo una Venecia tranquila.

Fondamente Nove

Santa María Asunta

Madonna dell’Orto

Santa María Gloriosa dei Frari

Scuola Grande de San Rocco

Ca’ Rezzonico

Squero de San Trovaso

Trattoria ai Cacciatori

Molino Stucky

San Zaccaria

San Marco

Algunos vínculos útiles:

Si, además de visitantes, hay algo que le sobra a Venecia, es información en Internet. Tanta, que puede ser complicado encontrar vínculos de calidad. Imprescindible visitar la web oficial de turismo de la ciudad: https://www.veneziaunica.it/es.

En El Rincón de Sele hay una interesante guía con 50 consejos prácticos para viajar a Venecia: https://www.elrincondesele.com/consejos-practicos-viajar-venecia/.

Se puede encontrar otra buena entrada en el blog El Viaje de Sofi: https://www.elviajedesofi.com/viajar-a-venecia/.

Para ampliar la información sobre el Squero di San Trovaso, se puede visitar el blog ElGiroscopo Viajero: https://elgiroscopo.es/squero-di-san-trovaso-el-astillero-donde-nacen-las-gondolas-de-venecia/.

En inglés, para quien quiera moverse en vaporetto, recomiendo visitar http://actv.avmspa.it/en/content/water-bus-service-timetable-0, donde se puede encontrar información sobre aplicaciones para móvil, además de los horarios de las diferentes lineas. También es interesante leer https://europeforvisitors.com/venice/articles/vaporetto_routes.htm.

Muy interesante la web The Venice Insider: https://www.theveniceinsider.com.

En italiano, la web Conoscere Venezia es una auténtica joya: https://www.conoscerevenezia.it.

  •  
  •  
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •