Amanecía en las Lofoten. Tras zarpar de Svolvær a las 22 horas del día anterior, pasamos la noche atravesando el archipiélago. De madrugada, el Finnmarken había hecho escala en Stokmarknes, Sortland y Risøyhamn. Cuando salí a cubierta, faltaban diez escasos minutos para zarpar de Harstad, la última escala en las Lofoten. Las islas tendrían que esperar al trayecto hacia el sur, cuando las atravesaríamos durante el día.

Amanecer en Harstad

Amanecer en Harstad.

A la luz azulada del alba, Harstad semejaba una estampa de anuncio navideño. La pequeña ciudad, que comenzaba a despertar, parecía un remanso de paz, en una apacible mañana invernal. Según zarpábamos, desde el costado de babor pude ver un barco que se aproximaba al puerto. Era el Lofoten, otro buque de Hurtigruten. Aunque su silueta no era la habitual de la naviera. Por contra, parecía sacado de otra época. Es el segundo barco mas antiguo de la naviera, detrás del Nordstjernen. Botado en 1964, el Lofoten es casi una reliquia flotante, que en realidad pertenece a la generación anterior de barcos de Hurtigruten. Sigue realizando el trayecto clásico entre Bergen y Kirkenes, lo que permite hacer el itinerario por un precio bastante mas reducido y en un ambiente mas nostálgico. A cambio, hay que renunciar a una parte de las comodidades que ofrecen barcos modernos como el Finnmarken. Según se puede leer en la web de Hurtigruten, queda poco tiempo para navegar en este veterano barco, que será jubilado en Diciembre de 2020.

Invierno en el Vågsfjorden

Invierno en el Vågsfjorden.

Una vez zarpamos de Harstad, el Finnmarken debía cruzar el Vågsfjorden, un amplio brazo de mar rodeado de islas, que tardamos unos noventa minutos en atravesar en medio de un apacible amanecer. El cielo estaba mas cubierto que en días anteriores pero, por contra, el viento era inexistente. El sol, jugando entre las cambiantes nubes y las montañas nevadas, creaba continuamente interesantes juegos de luces.

Skogshamn en la isla de Dyrøya

Skogshamn, en la isla de Dyrøya.

Sobre las nueve y cuarto entrábamos en el Tranøyfjorden, mas angosto que el anterior fiordo. Navegábamos entre las islas de  Dyrøya al sur y Senja, la segunda isla mas extensa de la Noruega continental, al norte. Desde la cubierta del Finnmarken, ambas presentaban un aspecto muy similar. Una sucesión de montañas cubiertas por bosques y nieve, que llegaba hasta la orilla del mar. De vez en cuando, alguna granja rompía la uniformidad del paisaje. Dyrøya apenas tiene 152 habitantes. Senja está algo mas poblada, con buena parte de sus habitantes concentrados en Silsand y otros núcleos de su lado oriental. La isla es famosa por la variedad de sus paisajes, hasta el punto de ser conocida como “Noruega en miniatura”, aunque el Finnmarken navegaba lejos de su abrupta costa occidental.

Virando frente a Nordhamnodden

Virando frente a Nordhamnodden.

El fiordo se iba estrechando y, mirando hacia proa, parecía no tener salida. A la altura de Nordhamnodden, el Finnmarken describió un amplio viraje a babor y entró en el Finnfjorden. Frente a nosotros, apareció Finnsnes, nuestra siguiente escala. Según nos adentrábamos entre las islas, había ido aumentando el viento, a la vez que disminuía la temperatura, que en Finnsnes era de seis grados bajo cero. La mas baja en lo que llevábamos de viaje. Aunque un viento gélido que venía del este hacía descender la sensación térmica hasta los doce grados negativos.

Llegando a Finnsnes

Llegando a Finnsnes.

A las once atracábamos en Finnsnes, un pequeño núcleo de unos 4.600 habitantes ubicado en el continente, frente al extremo meridional del estrecho de Gisundet, que separa la isla de Senja de Europa. El cercano puente de Gisund une la isla al continente. Como siempre, había un reducido grupo de personas en el muelle, esperando para subir abordo. La escala era de media hora, por lo que decidí bajar a tierra. Simplemente para dar un brevísimo paseo y hacer alguna foto, ya que no había ningún lugar cercano al que ir en tan escaso tiempo.

Navegando por el Gisundet

Senja desde el Gisundet.

Tras zarpar y pasar bajo el puente de Gisund, nos internamos en el Gisundet. De nuevo, el paisaje era muy similar en ambos costados del Finnmarken. Una sucesión de granjas se alternaba con los bosques. Todo cubierto por un manto blanco, que llegaba hasta la orilla del mar. Las montañas se elevaban suavemente hacia el interior, donde desaparecían los árboles dejando las laderas cubiertas únicamente por la nieve. El paisaje era hermoso pero algo monótono. El estrecho tiene 35 kilómetros de longitud, por lo que tardaríamos mas de una hora en atravesarlo. Aproveché para ir a comer. Conseguí una mesa junto al ventanal de popa, que compartí con un alemán. Comimos tranquilamente, mientras comentábamos nuestras experiencias durante el viaje, viendo desfilar los bosques nevados ante nuestros ojos.

En el fiordo de Malangen

Senja desde el fiordo de Malangen.

Cuando regresé a cubierta estábamos cruzando el fiordo de Malangen. Con unos 60 kilómetros de longitud, Malangen discurre inicialmente entre las islas de Senja y Kvaløya. Tras serpentear entre Gisundet y Straumsfjorden, se interna en el continente, donde se ramifica en varios brazos. Llegábamos del estrecho de Gisundet. Tromsø, nuestro siguiente destino, estaba mas allá del Straumsfjorden, por lo que cruzamos Malangen perpendicularmente. El paisaje estaba cambiando. Las suaves montañas se iban haciendo mas agrestes, altas y rocosas. También cambió el tiempo. Un viento fuerte y helado barría la cubierta. Mirando hacia babor pude ver a lo lejos, durante unos breves minutos, el mar abierto. Fue la única vez, en un día que el Finnmarken pasó entre las islas del condado de Troms, navegando siempre por canales interiores.

Atravesando el Straumsfjorden

Atravesando el Rystraumen.

Al llegar al Straumsfjorden, comenzaron a disminuir tanto la intensidad del viento como el frío en cubierta. Por contra, aumentaba el interés del paisaje. Comenzaron a abrirse claros entre las nubes y el sol del largo atardecer bañaba las laderas nevadas. Cerca del extremo oriental del fiordo, llegamos a la altura de Ryøya, una pequeña isla deshabitada rodeada por el Rystraumen, una de las corrientes de marea mas fuertes de Noruega. Tan fuerte, que la Universidad Ártica, dueña de la isla, está estudiando su posible aprovechamiento energético. Ryøya también acoge un reducido grupo de bueyes almizcleros, el único del ártico noruego.

Balsfjorden

Balsfjorden.

Poco después de superar la isla, viramos hacia el norte, adentrándonos en el Balsfjorden, que se extiende unos 57 kilómetros al sur de Tromsøya, la isla en la que se ubica Tromsø. Pero el Finnmarken entró al Balsfjorden muy cerca de Grindøysundet, en su extremo superior. Apenas media hora mas tarde, estábamos llegando a puerto.

Paseando por Tromsø en invierno.

Llegué a Tromsø bien entrado un largo atardecer ártico. Lo que no me impidió subir en el Fjellheisen para llegar a los miradores del Storsteinen y volver a bajar con las últimas luces del día. El tiempo que me sobró lo emplee en dar un paseo sin rumbo por sus calles nevadas.

Zarpamos a las seis y media, en una noche especialmente oscura, dos días antes de la luna nueva de febrero. Una capa de nubes cubría el cielo, impidiendo ver las estrellas. Y, por supuesto, ningún rastro de la aurora boreal, imposible de ver en esas condiciones. Navegábamos rumbo a Skjervøy, una escala corta de apenas quince minutos, donde llegaríamos a las 22:30. Recuperé la rutina nocturna. Ducha, descanso, cena, tertulia y a dormir. Sería la última vez.

Stokmarknes

Sortland

Risøyhamn

Harstad

Finnsnes

Ryøya

Tromsø

Skjervøy

Algunos vínculos útiles:

En el blog Andén 27 se describe el mismo itinerario en verano: http://anden-27.blogspot.com/2016/02/hurtigruten-dia-5.html.

La web oficial de turismo de Noruega también tiene una página dedicada al expreso de la costa: https://www.visitnorway.es/organiza-tu-viaje/como-moverse/en-barco/hurtigruten/, así como una sección dedicada a las islas Lofoten: https://www.visitnorway.es/que-ver-en-noruega/norte-de-noruega/islas-lofoten/.

La página del representante de Hurtigruten para España y Portugal está en http://www.hurtigrutenspain.com/noruega/viajes-clasicos/bergen-kirkenes-bergen/, aunque no permite hacer reservas, solo ver información y solicitar presupuestos.

En inglés, la web oficial está en https://global.hurtigruten.com/destinations/norway/classic-round-voyage-bergen-kirkenes-bergen. Aquí si se pueden ver los camarotes disponibles y hacer la compra en línea.

La página oficial de turismo del archipiélago de las Lofoten está en https://lofoten.info/lofoten.

Las islas de Senja y Dyrøy comparten web oficial de turismo: https://www.visitsenja.no/en.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •