Sarandë es la ciudad costera mas meridional de Albania, muy próxima a la frontera griega. En principio, no estaba previsto que hiciéramos esta escala, pero empeoró la ya tensa situación en Turquía y la naviera decidió cancelar la escala en Kusadasi. Recibimos la noticia tres días antes, una vez embarcados en el MS Eurodam, sin moneda local y con pocas posibilidades de documentarnos sobre el destino. A pesar de estos inconvenientes y de la brevedad de la escala, nos pareció una interesante posibilidad de visitar un país poco conocido.

Costa sur de Albania

Costa sur de Albania.

Nos levantamos poco después de las siete. Estábamos a unas tres millas de Sarandë, navegando con rumbo sureste. Hacía tiempo que había amanecido y se empezaba a formar la calima tan característica de los veranos mediterráneos. A pesar de lo cual, la vista era muy interesante. Desde nuestro camarote, en la popa del barco, se divisaba un buen tramo de la costa meridional de Albania. Las montañas llegaban hasta el mar, cubiertas por una vegetación escasa que, desde lejos, recordaba las dehesas españolas. Lo mas llamativo era la ausencia casi total de señales de presencia humana. No se veían carreteras y había que esforzarse para localizar alguna casa.

Entrada norte al Canal de Corfú

Entrada norte al Canal de Corfú desde la bahía de Sarandë.

Al lado de estribor, podíamos ver claramente la costa de la isla griega de Corfú, de la que nos separaban menos de cinco millas náuticas. El paisaje de la isla era diferente. La vegetación se repartía menos regularmente, alternando zonas de bosque cerrado con otras casi desprovistas de árboles. Numerosas casas, generalmente pintadas de blanco, destacaban sobre el verde oscuro de las zonas boscosas. A lo lejos, velado por la bruma, se podía entrever el puerto de Corfú.

Sarandë, desde la cubierta del Eurodam

Sarandë, desde la cubierta del Eurodam.

Poco después, el barco comenzó a detenerse. Fondeamos en el centro de la bahía, pues no había ningún muelle con calado suficiente para el Eurodam. Visto desde el barco, Sarandë podía haber pasado por alguna ciudad de la costa del sureste español en los años setenta. El mar, el clima, la vegetación y los edificios, totalmente faltos de gracia pero intentado aparentar una mal entendida modernidad, me trasladaron por un momento a mi infancia.GuardarGuardar

El día era precioso, pero era evidente que en unas horas haría bastante calor. Habíamos contratado una excursión al cercano yacimiento arqueológico de Butrint, por lo que esperamos en cubierta tranquilamente hasta que llegase nuestro turno en las lanchas que iban y venían constantemente entre el Eurodam y el pequeño puerto. Subimos a la lancha sobre las nueve y, casi de inmediato, cogimos el autobús hacia Butrint.

Poco después de la una, estábamos de vuelta en Sarandë. Teníamos algo mas de dos horas para dar una vuelta por la pequeña ciudad. Al final, nos sobró tiempo. Aunque en la antigüedad tuvo su momento de esplendor, posteriormente Sarandë quedó casi despoblada. La ciudad actual surgió después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que casi todas las construcciones son bastante recientes.

Antigua sinagoga de Sarandë

Antigua sinagoga de Sarandë.

En el centro de la ciudad, en el cruce de las calles Flamurit y Skënderbeu, pudimos visitar los restos de una antigua sinagoga del siglo V. La sinagoga se reconvirtió posteriormente en basílica, que mas tarde fue totalmente destruida, no está claro si por un terremoto o durante las invasiones de los pueblos eslavos. Una casa de piedra en medio de las ruinas hacía las veces de centro de interpretación, pero estaba cerrada. A continuación, intentamos visitar un pequeño museo arqueológico, en la misma calle Flamurit. No parecía gran cosa, pero mas de una vez un museo aparentemente anodino me ha sorprendido. Intento fallido: nosotros no teníamos moneda local y ellos no aceptaban euros ni tarjetas de crédito.

Paseo maritimo de Sarandë

Paseo maritimo de Sarandë.

Con esto, quedaron agotadas las posibilidades culturales del lugar, por lo que decidimos dedicar el resto del tiempo a tareas mas mundanas. Dimos una vuelta por el paseo marítimo, en el que soplaba una agradable brisa, contemplando las vistas de la bahía y curioseando en las escasas tiendas del lugar. A continuación, aprovechando que en los bares cercanos al mar si aceptaban euros, decidimos tomar algo en una terraza. Se nos acababa el tiempo, por lo que emprendimos el camino de vuelta hacia el muelle, pasando junto a una pequeña playa. En general se respiraba un ambiente muy relajado. Nadie parecía tener la menor prisa, ni tan siquiera en los muelles desde los que partían los ferrys hacia Corfú, la única zona en la que había algo de actividad.

Saliendo de Sarandë

Saliendo de Sarandë.

Sobre las tres de la tarde, subimos en una de las lanchas para regresar al Eurodam. A pesar de lo inesperado de la escala y su relativa brevedad, fue un día muy interesante. El ambiente tranquilo de la ciudad, la amabilidad de sus habitantes y las interesantísimas ruinas de Butrint compensaron con creces el calor y los problemas por nuestra falta de moneda local. Pero el día no había terminado todavía. A las cinco de la tarde, después de que hubiéramos tenido el tiempo justo para ducharnos y reponer fuerzas, el barco zarpó. Nos esperaba una interesante navegación por el Canal de Corfú.

Sarandë

Algunos vínculos útiles:

En el blog Acróbata del Camino hay abundante información práctica sobre Albania: http://acrobatadelcamino.com/2015/06/consejos-para-viajar-a-albania/

En Beautiful Saranda hay numerosas entradas sobre la ciudad y sus alrededores (en inglés): https://saranda-travel.blogspot.com.es

También en inglés, se puede consultar la página de turismo de la ciudad: http://www.visitsaranda.com

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •