La ciudad de Hamburgo es uno de los principales puertos comerciales del mundo, así como el primer puerto de cruceros de Alemania. Infinidad de itinerarios comienzan o finalizan en alguna de sus tres terminales.

A pesar de su brillante pasado como ciudad hanseática, tiene un aire de modernidad que la distingue de otras ciudades europeas. En pocas ciudades puede uno visitar varios barcos históricos, entre ellos un auténtico submarino soviético, la mayor maqueta ferroviaria del mundo o un túnel subacuático centenario. Todo ello sin salir del puerto de Hamburgo, que ya de por si es una maravilla para todos aquellos a los que nos gustan los barcos y el mar.

Hamburgo desde Aussichtspunkt - Steinwerde.

Hamburgo y el Elba desde Aussichtspunkt – Steinwerde.

La actividad en el puerto fluvial es frenética. El tráfico de barcazas fluviales, cargueros oceánicos, barcos de recreo, o los transbordadores que hacen la vez de autobuses acuáticos es continuo. Si hace buen tiempo, es muy recomendable acudir a alguna de las terrazas de los muelles flotantes (St. Pauli-Landungsbrücken) que hay junto al principio de St. Pauli Hafenstraße. Puedes sentarte y pasar un rato muy agradable viendo el incesante ir y venir de los barcos por el río.

Louisiana Star

Louisiana Star.

De las inmediaciones salen tanto los transbordadores de transporte público que hacen los servicios de línea en toda la zona portuaria, como las excursiones turísticas por el puerto. Estas últimas son muy recomendables, ya que hacen recorridos bastante prolongados y te vuelven a dejar en el punto de partida. En distintos viajes, pudimos hacer un par de ellas. La primera, diurna, en el Louisiana Star. Es un barco que imita los típicos vapores de palas del Mississippi que todos hemos visto en las películas, por tanto tiene un punto hortera salido de lugar. Pero el recorrido fue muy agradable. Puedes ir en la zona cerrada o en cubierta, con mesas y mucho sitio para sentarte. También tiene baños y servicio de bar.

Visita nocturna al puerto de Hamburgo.

Visita nocturna al puerto de Hamburgo.

La excursión nocturna fue muy distinta. Anuncian un “Lichterfahrt” con unas fotos de la zona de almacenes antiguos de Hamburgo iluminados, por lo que te imaginas que vas a recorrer los canales que rodean esos almacenes, en la parte mas antigua del puerto. Pero no todas las noches se enciende el alumbrado, por lo que es aconsejable intentar informarse del recorrido concreto. En cualquier caso, nosotros acabamos haciendo la visita por la zona mas comercial del puerto y puedo asegurar que merece totalmente la pena. El barco es muy pequeño (unas 20 plazas) y no tiene muchas comodidades, pero a cambio la experiencia es bastante intensa. Vas lo suficientemente cerca del agua como para tocarla. Salimos del muelle al atardecer y nos encaminamos a los diversos muelles de la zona sur del puerto. Mientras nos iban explicando (en alemán, una pena) historias y anécdotas de los distintos muelles y barcos atracados, nos íbamos  acercando a escasos metros de los distintos barcos. La sensación de estar, en algunas ocasiones, literalmente debajo de enormes cargueros de decenas de miles de toneladas de registro es bastante impactante, sensación que se acrecienta por la oscuridad.

Lago Alster.

Lago Alster.

Otro paseo en barco interesante que se puede hacer es la visita del Alster. El gran lago del centro de Hamburgo está dividido en dos por el puente del ferrocarril, por lo que es bastante mas grande de lo que puede parecer desde la orilla de Junfernstieg. Los barcos salen de un embarcadero escalonado que hay junto a esta calle, en el que además hay varias terrazas bastante agradables para tomar algo. El itinerario largo, además de recorrer las dos partes del lago, se interna por algunos canales, hasta llegar al Stadtparksee y el Rondeelteich, dos pequeños lagos urbanos muy agradables.

Puerto de Hamburgo desde el Skyline Bar.

Puerto de Hamburgo desde el Skyline Bar.

Como última recomendación en la zona del puerto, la vista desde el Skyline Bar, en el último piso del hotel Empire Riverside, brinda la mejor panorámica del puerto. El bar abre tarde (para ser Alemania) y se suele llenar enseguida, por lo que es aconsejable reservar, intentando dejar claro que quieres una mesa junto a los ventanales. En este sentido, si te alojas en el hotel tienes cierta preferencia.

Ayuntamiento de Hamburgo.

Ayuntamiento.

Y si te cansas de barcos y asuntos relacionados con el mar, puedes visitar algunos edificios muy interesantes, que lograron sobrevivir a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Destacan el impresionante ayuntamiento, de finales del siglo XIX, y St. Michaelis, una imponente iglesia barroca.

Amanecer sobre el Elba.

Amanecer sobre el Elba.

Como último aliciente, navegar por el Elba, entre Hamburgo y la desembocadura del río en Cuxhaven es un magnífico principio y fin de un crucero. Normalmente, de salida se llega a la desembocadura de noche y a la vuelta hay que madrugar bastante para estar despierto antes de llegar a Hamburgo, pero aunque solo se vea un tramo, merece la pena salir a cubierta y disfrutar del espectáculo.

GuardarGuardar

Túnel bajo el Elba (Alter Elbtunnel)

Barco museo Rickmer Rickmers

Submarino U-434

Lago Alster

Skyline Bar

Ayuntamiento

Puerto (St. Pauli-Landungsbrücken)

Miniatur Wunderland

Algunos vínculos útiles:

Turismo de Hamburgo: http://www.hamburg-travel.com/es/hamburg-tourism/

Puerto de Hamburgo (en inglés): https://www.hafen-hamburg.de/en/sights

En la misma página, hay información sobre las terminales de cruceros: https://www.hafen-hamburg.de/en/cruise

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •