Tras doce días de crucero por el Mediterráneo Occidental, regresamos a Barcelona un 14 de Febrero. A pesar de que podríamos haber viajado a Madrid cómodamente en el AVE el mismo día, decidimos quedarnos a pasar una noche en la ciudad. Siempre me ha parecido buena idea dejar al menos un día de descanso entre el final de un crucero y el regreso a la vida normal, a ser posible alojados en un hotel cerca del mar. Pienso en ello como en una especie de descompresión, que hace algo menos duro volver a la rutina diaria. No he podido encontrar ningún estudio científico que sostenga mi afirmación, pero pasar en unas pocas horas de vivir en un barco a hacerlo en Madrid no puede ser bueno para la salud.

Puerto de Barcelona desde el Moll Adossat

Puerto de Barcelona desde el Moll Adossat.

Además, teníamos planes. Entre otras cosas, queríamos visitar el Museo Marítimo y subir en el teleférico del puerto. Como dijo general prusiano Von Moltke, ningún plan, por bueno que sea, sobrevive al contacto con el enemigo. En mi experiencia, con los amigos pasa lo mismo. Bastó una simple llamada para que se trastocaran todos nuestros planes en Barcelona.

Los gigantes junto a las Torres Romanas

Los gigantes junto a las Torres Romanas.

Al final, de todo lo que habíamos planificado hacer, solo nos dio tiempo a visitar el Museo Marítimo y a dar un paseo por las Ramblas, con un breve rodeo por el Barrio Gótico.

El Nacional de Barcelona

El Nacional de Barcelona.

Quedamos con nuestros amigos en El Nacional, un interesante local en el Paseo de Gracia en el que, reformando un antiguo garaje, han instalado varios bares y restaurantes. Pero no comimos allí. Nos llevaron a Can Cortada una masía restaurada y convertida en restaurante donde, aprovechando que era temporada, tomamos unos calçots deliciosos.

Templo romano de Vic

Templo romano de Vic.

No contentos con esto, al día siguiente tocó excursión a Vic, donde dimos un tranquilo y agradable paseo por su casco antiguo. Después, nos llevaron a comer a Fussímanya, un restaurante de cocina tradicional catalana, en el que comimos francamente bien. Un recorrido muy interesante, pero imposible de hacer sin coche, por lo que no puedo recomendarlo a alguien que llegue en barco a Barcelona. Y menos aún si no conoce una ciudad con un magnífico patrimonio histórico y arquitectónico.

Volvimos a Barcelona con el tiempo justo para despedirnos y subir al AVE, de regreso a Madrid y la vida cotidiana. Lejos del mar y los barcos.GuardarGuardar

Algunos vínculos útiles:

Muy recomendable la entrada del blog Una idea un viajehttp://unaideaunviaje.com/barcelona-imprescindible-que-ver-y-hacer-en-uno-o-dos-dias/

La página oficial de turismo de la ciudad, Visit Barcelona, está llena de información práctica: http://www.barcelonaturisme.com/wv3/es/

Spain Info tiene una sección dedicada a la ciudad: http://www.spain.info/es/que-quieres/ciudades-pueblos/grandes-ciudades/barcelona.html

  • 1
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •