Cuando llegas desde el centro de Palermo, la primera vista que tienes del palacio, desde la Piazza della Vittoria, te preparara para lo que te vas a encontrar: un edificio que en parte es palacio barroco y en parte castillo normando, asentado sobre restos árabes, que a su vez se sitúan sobre un recinto fortificado de origen fenicio. Una amalgama muy representativa de la historia de la ciudad.

Ala sur

Ala sur del palacio.

La entrada al edificio está en el lado contrario, en la Piazza Indipendenza, desde donde la vista del palacio resulta todavía mas curiosa. En lugar de dos alas de estilo distinto, mas o menos diferenciadas, el edificio parece estar hecho a jirones, con elementos de diferentes épocas y estilos totalmente entremezclados. La sensación es extraña, casi arcana.

Escudo

Escudo del periodo español.

El edifico actual es inicialmente el resultado de las diversas construcciones realizadas por los reyes normandos de Sicilia en los siglos XI y XII. El palacio se siguió utilizando durante el dominio de los Hohenstaufen, pero cayó en desuso en los periodos angevino y aragonés. A partir de 1555, con los Habsburgo españoles, se convirtió en la residencia del Virrey de Sicilia, añadiéndose la fachada barroca. Las reformas siguieron durante el periodo borbónico, hasta la desaparición del Reino de Sicilia. Hoy, una parte del edificio se usa como sede del parlamento regional.

Patio central

Patio central.

Tras acceder al interior del edificio, se sube a las plantas superiores por una amplia escalera, construida durante el periodo español con el fin de impresionar a los visitantes. Dos hermosos patios porticados articulan las diversas estancias del palacio.

Sala de Hércules

Sala de Hércules.

Comenzamos nuestra visita por la segunda planta, viendo algunas salas del período borbónico, incluida la Sala de Hércules, en la que se reúne el parlamento de Sicilia. Aunque interesantes,  no eran el motivo de nuestra visita, por lo que no nos entretuvimos demasiado en ellas.

Sala de los Vientos

Techo de la Sala de los Vientos.

Para ir entrando en calor, nos dirigimos después a la Sala de los Vientos. Parte del núcleo original arábico-normando, es un espacio muy interesante, en el que se unen vestigios árabes y normandos con un hermoso techo de madera del siglo XVIII, de cuyos motivos ornamentales recibe el nombre.

Sala del Rey Ruggero

Sala del Rey Ruggero.

Justo al lado está la Sala del Rey Ruggero, también parte de la construcción original normanda. El conjunto es bellísimo, con el suelo y la parte inferior de las paredes en mármol. Por contra, la parte superior de la estancia está completamente cubierta con preciosos mosaicos, de estilo bizantino pero con influencias iconográficas orientales, que describen escenas de caza.

Capilla Palatina Palermo

Capilla Palatina.

Hipnotizados por la belleza de estas dos habitaciones, decidimos que era el momento adecuado para degustar el plato fuerte de la visita. Así que nos dirigimos a la planta primera, hacia la puerta de la Capilla Palatina. No tiene pérdida, pues el aforo está limitado y suele haber cola a la entrada. Aunque hayas visto fotografías de la capilla, es imposible entrar sin sentirte abrumado. El conjunto es de una belleza difícil de describir. Los suelos, las paredes, las columnas y, sobre todo, los espectaculares mosaicos, junto con el techo de madera tallada, se conjugan para crear un ambiente en el que se entremezclan elementos normandos, latinos, árabes y bizantinos. Un compendio de lo mejor que las distintas culturas del Mediterráneo podían ofrecer en el siglo XII, concentrado en una sala.

Capilla Palatina Palermo 2

Capilla Palatina.

Nos quedamos embelesados y perdimos la noción del tiempo, contemplando uno de los conjuntos artísticos mas hermosos que he tenido la suerte de conocer. En todo el viaje, fue el momento en el que mas cerca estuve de sufrir el síndrome de Stendhal.GuardarGuardar

Algunos vínculos útiles:

En panoramus.es se puede visitar una entrada muy extensa e informativa sobre el palacio (http://panormus.es/Palermo/Via-Vittorio-Emanuele/Piazza-della-Vittoria/Palazzo-dei-Normanni.html), así como una magnífica entrada sobre la Capilla Palatina (http://panormus.es/Palermo/Via-Vittorio-Emanuele/Piazza-della-Vittoria/Palazzo-dei-Normanni/Cappella-Palatina.html)

Hay un artículo muy detallado sobre la techumbre de madera de la Capilla Palatina en http://www.discoverislamicart.org/database_item.php?id=monument;ISL;it;Mon01;10;es&pageD=N

En la misma web (de difícil navegación, por cierto), se puede encontrar información sobre los mosaicos de la Sala del Rey Ruggero: http://www.discoverislamicart.org/database_item.php?id=monument;ISL;it;Mon01;17;es#

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •