El conjunto de molinos de Kinderdijk tiene fama de ser el mejor conservado de los Países Bajos. Se ubica junto a la confluencia de los ríos Lek y Noord, en el laberinto de vías fluviales que forma el delta combinado de los ríos Rin y Mosa. Los molinos se edificaron en la década de 1740 para mejorar el drenaje del polder de Alblasserwaard. Se conservan 19 molinos operativos, el grupo mas numeroso del país, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.

Puente Erasmo

Puente Erasmo.

Kinderdijk se encuentra a unos once kilómetros en linea recta del centro de Rotterdam. La forma mas interesante de llegar en transporte público es mediante el Waterbus. Los barcos zarpan del embarcadero de Erasmusbrug, en la calle Willemskade, junto al puente Erasmo. La linea 20 lleva hasta el embarcadero de Ridderkerk, donde hay que hacer transbordo. Allí, hay que subir al ferry de Driehoeksveer, que hace un itinerario triangular entre Ridderkerk, Kinderdijk y Krimpen aan de Lek. Una vez en el embarcadero de Kinderdijk, un breve paseo permite llegar hasta la zona de los molinos. Como es de esperar en Holanda, todo está bien señalizado, en holandés e inglés, por lo que es bastante sencillo orientarse. Otra opción es la linea 202, que lleva directamente de Rotterdam a Kinderdijk. La desventaja es la menor frecuencia de barcos.

Waterbus de Rotterdam

Interior del waterbus.

Decidimos ir mediante la linea 20, saliendo de Rotterdam a las 10:00. Los barcos son cómodos y modernos, con grandes ventanas laterales. En popa hay un reducido espacio en el que se puede ir al aire libre. Por contra, es imposible acceder a la proa. El trayecto es bastante entretenido. Arranca prácticamente bajo el puente Erasmo, en un entorno totalmente urbano, para pasar a otro mas industrial y terminar en un paisaje relativamente rural, al menos para lo que es Holanda. Entre barcos, transbordos y paseos, tardamos casi 50 minutos en llegar a Kinderdijk.

Canal con molinos

Canal con molinos.

Comenzamos a pasear por el camino que, entre dos canales de drenaje, se interna en el polder. El día amenazaba lluvia. Oscuros nubarrones cubrían casi todo el cielo, tamizando la luz del sol y creando un interesante fondo para las fotos. Quizá por lo desapacible del día, no había demasiados visitantes, por lo que el paseo fue muy agradable. Los molinos, el agua, la vegetación y las nubes creaban un precioso paisaje, que en algunos momentos parecía sacado de un cuadro.

Interior del molino

Interior del molino Nederwaard.

Tras un primer paseo, llegamos frente al molino número 2 del canal inferior, que es accesible para el público. La visita es bastante interesante, pues permite ver tanto el funcionamiento mecánico del molino como el modo de vida que llevaban los molineros. En el exterior, impresionaba ver las enormes aspas en funcionamiento.

Museummolen Blokweer

Museummolen Blokweer.

Seguimos andando, hasta superar el punto en el que el camino gira levemente a su izquierda. Según nos internábamos en el polder, íbamos estando cada vez mas solos. El paisaje también se volvía mas bucólico. La menor afluencia de visitantes hacía que aparecieran algunos animales silvestres, sobre todo patos, en las inmediaciones del camino. Pero el cielo estaba cada vez mas amenazante. Hacia el oeste, los negros nubarrones que descargaban un fuerte aguacero sobre Rotterdam parecían estar cada vez mas cerca. Nos pareció prudente regresar hacia la zona de la entrada, donde podríamos encontrar algún refugio si comenzaba a llover.

Nubes de tormenta sobre Kinderdijk

Nubes de tormenta sobre Kinderdijk.

No nos dio tiempo a llegar. Casi sin previo aviso, comenzó a diluviar. Tuvimos que dar una breve carrera para llegar bajo un árbol, cuyo espeso follaje nos ofreció un abrigo temporal. Pero, como dice el refrán, quien se cobija bajo hoja, dos veces se moja. Tras unos minutos, la copa del árbol se saturó de agua y comenzaron a caernos gruesos goterones. Afortunadamente, lo peor del aguacero había pasado. Otra carrera bajo la lluvia nos llevó a la pequeña tienda de recuerdos junto a la entrada a Kinderdijk, donde aprovechamos para tomar un café.

Molinos de KInderdijk

Molinos de KInderdijk.

La lluvia se fue con la misma celeridad con que había llegado. Fuimos al centro de visitantes, situado junto a la moderna estación de bombeo. En su interior había poco mas que una tienda de recuerdos y una vetusta maqueta en la que se podía ver cómo funcionaba el sistema de drenaje. Al contrario que durante nuestra visita a los molinos, aquí si había una cierta masificación. No nos gustó, aunque creo que hay un proyecto de renovación que tiene un aspecto bastante interesante.

Volvimos al embarcadero en la orilla del Lek. Justo a tiempo, pues comenzó un nuevo aguacero, tan intenso como el anterior, del que pudimos refugiarnos en la pequeña cabina del embarcadero. Esta vez el ferry hizo una breve parada en Krimpen aan de Lek. Además, nos cruzamos con dos cruceros fluviales gemelos, el Viking Vidar y el Viking Skadir, que estaban virando frente al embarcadero de Kinderdijk. Para colmo, apareció un autobús acuático. A pesar de la amplitud del río, se creó un momento un tanto conflictivo, durante el cual nuestro ferry se despachó con varios bocinazos a los barcos de Viking.

El primer chaparrón había alterado nuestra planificación, por lo que tuvimos que estar un rato en el embarcadero de Ridderkerk esperando al siguiente autobús acuático para regresar a Rotterdam. Aprovechamos para cotillear un poco por la zona y observar el entretenido tráfico fluvial. Durante el trayecto de regreso a Rotterdam en Waterbus, descargó el tercer chubasco del día. Afortunadamente fue breve, pues la lluvia era tan intensa que ocultaba cualquier cosa que estuviera un poco mas allá de la orilla del río. En contrapartida, limpió completamente los cristales laterales del barco.

Tras pasar de nuevo bajo el puente Erasmo, llegamos al embarcadero de Rotterdam a las dos en punto de la tarde. A pesar de la lluvia intermitente, fue una excursión muy interesante, mezclando un destino realmente hermoso con dos amenos paseos en barco. Un magnífico complemento durante una visita a Rotterdam.

GuardarGuardar

Embarcadero de Rotterdam Erasmusbrug

Embarcadero de Ridderkerk

Embarcadero de Kinderdijk

Acceso a Kinderdijk

Molino-museo Nederwaard

Algunos vínculos útiles:

La página oficial de turismo de Holanda tiene una página dedicada a los molinos: https://www.holland.com/es/turista/destinos/provincias/holanda-meridional/los-molinos-de-kinderdijk.htm.

También se puede encontrar información en el blog Explora Holandahttps://www.exploraholanda.es/blog/kinderdijk/

En inglés, se puede encontrar la página oficial de Kinderdijk en https://www.kinderdijk.com.

En el blog Where To Next se indica la forma de llegar desde Amsterdam: http://travelwheretonext.com/blog/how-to-visit-kinderdijk-from-amsterdam.

GuardarGuardar

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •