Durante nuestra escala en Cobh, en lugar de quedarnos en la ciudad, hicimos una excursión por el interior de Irlanda. Me arrepentí nada mas atracar, pues Cobh tenía un aspecto magnífico. Pero ya habíamos contratado la excursión, así que tenía mal remedio. La culpa fue mía, por no haberme documentado mejor sobre las posibilidades del puerto. En cualquier caso, me consolé pensando que a la vuelta tendríamos tiempo de hacer un recorrido por la ciudad.

De todos modos, la excursión era prometedora, pues visitaríamos un par de emplazamientos históricos muy interesantes y haríamos un recorrido bastante largo por la campiña del sur de Irlanda.

Condado de Tipperary y la Roca de Cashel

Salimos de Cobh y, en lugar de encaminarnos hacia la M8, que era la ruta mas rápida hacia Cashel, giramos hacia el este. Un comienzo prometedor: siempre se ve mucho mas viajando por una carretera secundaria que por una autopista. En Midleton nos volvimos a desviar, esta vez en dirección nordeste, por una carretera todavía mas estrecha, que iba dando tumbos por un bucólico paisaje de colinas verdes. Irlanda en estado puro.

Castillo de Lismore

Hicimos una breve escala técnica en Lismore, para estirar un poco las piernas. Lismore tiene un precioso castillo, junto al río Blackwater. Fue construido en 1170, aunque se renovó durante el siglo XIX. Desgraciadamente, salvo una pequeña zona que se utiliza ocasionalmente como galería de arte, el castillo no está abierto al público. Pero si tienes mucho interés en visitarlo, queda una posibilidad: alquilar el castillo por días.

Desde Lismore, nos dirigimos hacia el norte, al paso de Vee, junto al monte Knockmealdown. Según ascendíamos, el paisaje se iba tornando mas áspero y aparecieron algunos bancos de niebla. Una vez cruzamos del condado de Waterford al de Tipperary comenzó el descenso por una carretera que tiene fama de ser de las mas bonitas de Irlanda. A pesar de las nubes bajas, que obstruían parcialmente la vista, el paisaje no nos decepcionó.

Poco después de llegar de nuevo a la llanura, nos incorporamos a la autopista M8 para dirigirnos a nuestra primera parada: Cashel.

Visita a la Roca de Cashel.

El pueblo de Cashel

Después de esta visita, nos quedó un poco de tiempo para hacer un breve recorrido por el pueblo de Cashel. A pesar de estar junto a un destino turístico muy popular y de tener una arquitectura tradicional con cierto encanto, nos dio la sensación de ser un lugar muy tranquilo, aunque quizás fuese debido al chaparrón que cayó durante nuestro paseo. A continuación nos dirigimos a nuestra siguiente parada en Cahir.

Visita al castillo de Cahir.

Una vez recorrido el castillo y sus alrededores, iniciamos el regreso a Cobh, esta vez por la ruta directa a través de la M8. Cuando llegamos a Cobh era bastante tarde, por lo que apenas nos quedó tiempo para dar un breve paseo de poco mas de media hora. Aunque la excursión mereció bastante la pena, realmente sentimos no poder conocer un poco mejor Cobh. No se puede tener tener todo en la vida.

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •