En nuestro anterior viaje a Venecia, durante una excursión por la laguna, nos llamó la atención un hotel en pleno corazón de Murano, ocupando el solar de una antigua fábrica de cristal. Con un precio a mitad de camino entre los hoteles similares de Venecia y los de Mestre, nos pareció una buena opción para alojarnos cuando regresamos en 2018. Nos permitiría conocer Murano mas a fondo y pasar las tres noches sin necesidad de salir del mágico entorno de la laguna veneciana, todo ello con un coste razonable.

Esperando el vaporetto en Murano

Esperando el vaporetto en Murano.

Murano está integrado en el sistema de transporte público de Venecia, por lo que es sencillo moverse en sus lineas de vaporetto. Incluso hay una con servicio nocturno. El único problema que podíamos tener era el de la masificación. En temporada alta (íbamos en pleno ferragosto) las lineas que comunican Murano con Venecia tienden a colapsarse a determinadas horas, formándose largas colas para acceder a los barcos. Pero teníamos dos bazas a nuestro favor. En primer lugar, nos moveríamos a contracorriente del flujo principal de viajeros. Además, contábamos con la lancha privada del hotel, que éste ponía de forma gratuita a disposición de los clientes para sus desplazamientos entre Murano y Fondamente Nuove. De todos modos, llegamos al hotel, procedentes de los muelles de San Basilio, sin tener del todo claro si habríamos tomado la decisión acertada.

Fondamenta Antonio Colleoni

Fondamenta Antonio Colleoni.

Al contrario que Torcello, que conoció su momento de gloria, Murano ha permanecido casi siempre a la sombra de Venecia. Cuando, en 1291, todos los fabricantes de cristal fueron obligados a trasladarse desde ésta a Murano, la pequeña ciudad se convirtió en el principal productor de vidrio de Europa. Posición que mantuvo hasta el siglo XVIII, pero que la encasilló como un centro industrial en la periferia de la capital de la laguna. En consecuencia, su patrimonio histórico y artístico palidece al compararlo con el de Venecia.

Ábside de Santa María y San Donato

Ábside de Santa María y San Donato.

Lo cual no impide que tenga edificios interesantes, entre los que sobresale la basílica de Santa María y San Donato, una de las mas antiguas de la laguna. Hay indicios de un primer templo, posiblemente edificado en el siglo VII. El actual se levantó entre 1125 y 1140, en el peculiar estilo bizantino-veneciano, del cual es uno de los mejores ejemplos que se conserva. En su exterior destaca el ábside, en el que los ladrillos se alternan con las columnas de mármol de Istria, formando un hermoso conjunto. Su interior cuenta con un magnífico suelo de mosaico, relativamente bien conservado, que se finalizó en 1141. A lo largo de sus tres naves, los motivos geométricos se intercalan con las representaciones de animales y plantas, siempre vinculadas a referencias bíblicas. También destaca el mosaico del ábside. Una Virgen Orante, sobre fondo dorado, datada en siglo XII.

Santa María de los Ángeles

Santa María de los Ángeles.

Menos destacadas son San Pedro Mártir y Santa María de los Ángeles. La primera fue fundada en 1384, pero destruida por un incendio y reconstruida en 1511. Su interior contiene numerosas obras de arte, entre las que destaca un par de lienzos de Giovanni Bellini, así como varios monumentos funerarios. Por contra, Santa María de los Ángeles cuenta con un patrimonio mas pobre, al haber permanecido abandonada entre 1848 y 1861. En cualquier caso, solo es posible visitarla con cita previa.

Palazzo da Mula

Palazzo da Mula.

Murano también cuenta con algún edificio civil destacado, como el Palazzo Giustinian, un palacio gótico que actualmente es la sede del Museo del Vidrio. O el Palazzo da Mula, levantado en el siglo XII. Utilizado actualmente como dependencias municipales, su planta noble suele alojar actividades culturales. Es una pena que la parada de vaporetto de Murano da Mula esté justo frente al edificio, afeando la fachada mas hermosa de toda la isla.

Rio dei Vetrai

Rio dei Vetrai.

Mas allá de sus escasos monumentos y sus decadentes fábricas de cristal, Murano es una especie de Venecia alternativa. Menos monumental y sin góndolas, pero quizá mas auténtica. Aunque, al igual que su hermana mayor, sufre una invasión diaria de turistas, ésta no alcanza las dimensiones épicas de la que soporta Venecia. Y, además de menos numerosa, es mas breve. Si en Venecia la masificación comienza lentamente a remitir al filo del atardecer, en Murano lo hace a partir de primera hora de la tarde. Hasta las fondamente Marin y dei Vetrai, el epicentro del turismo en Murano, solían estar casi vacías para las siete. Un par de horas mas tarde, lo extraño era encontrar alguien en sus aceras.

Atardecer en la laguna veneciana

Atardecer en la laguna.

Murano nos proporcionó momentos que, sin ser excepcionales, resultaron muy agradables. Y diferentes de los que se puede esperar vivir en la laguna véneta. Como los paseos al atardecer por Fondamenta Cristoforo Parmese, mas allá de Santa María de los Ángeles. Tras regresar de Venecia, caminar tranquilamente por las calles vacías, mientras comenzaba a refrescar y la luz del ocaso teñía la laguna, era una experiencia tan mágica como relajante. O cenar sin prisas en la terraza del Versus Meridianem, un restaurante sin grandes pretensiones, pero correcto y con una espléndida vista de la isla de San Michele, con Venecia al fondo. Sin necesidad de reservar ni de pegarte con nadie por una mesa, a pesar de estar en pleno puente de Agosto.

Comprando fruta en Riva Longa

Comprando fruta en Riva Longa.

Las mañanas también tenían su encanto. Después de desayunar, mientras esperábamos la lancha del hotel, solíamos dar un paseo por Riva Longa. Murano se desperezaba, antes de la llegada diaria de la masa de turistas. Una barca, convertida en puesto flotante de frutas, atracaba puntualmente en la fondamenta, mientras los comercios y cafés se preparaban para recibir a su clientela. Aunque el ambiente relajado duraba lo que tardaban en llegar los primeros vaporettos de la mañana hasta los embarcaderos de Murano Faro o de Museo. Para entonces, ya estábamos en la lancha, camino de Fondamente Nuove y de la excursión diaria a Venecia.

Noche en Riva Longa

Noche en Riva Longa.

Al final, dormir en Murano resultó ser todo un acierto. Los desplazamientos a Venecia acabaron siendo mas sencillos de lo que esperábamos. Utilizábamos la lancha del hotel para ir y el vaporetto para regresar. El hotel, a pesar de no tener ningún encanto especial, era moderno, cómodo y funcional. Y, comparado con los de Venecia, relativamente barato. Había varios restaurantes en las inmediaciones, algunos con buen aspecto, aunque acabamos abonados a las espléndidas vistas y el ambiente relajado del Versus Meridianem y no probamos ningún otro. Por último, el viaje hasta el aeropuerto también lo hicimos en la lancha del hotel. Mucho mas agradable que ir en los atestados barcos de Alilaguna. Mas pronto que tarde regresaremos a Venecia. Probablemente, no volvamos a dormir en Murano, pues cada vez acabamos probando un hotel diferente. Pero, para cualquiera que, como yo, haya sucumbido a los encantos de la ciudad de la laguna, pasar alguna noche en Murano es una experiencia distinta y muy recomendable.

Hotel LaGare

Basílica de Santa María y San Donato

Santa María de los Ángeles

San Pedro Mártir

Palazzo da Mula

Palazzo Giustinian

Versus Meridianem

Algunos vínculos útiles:

En Vistiandoeuropa se puede encontrar información práctica sobre Murano: http://www.visitandoeuropa.com/venecia/lugares-interes/murano.

También es interesante la entrada de blog-Italia.comhttps://blog-italia.com/otros-destinos-de-italia/isla-de-murano.

En https://sitioshistoricos.com/basilica-de-santa-maria-y-san-donato-joya-de-murano/ hay una breve entrada sobre la basílica de Santa María y San Donato.

En inglés, recomiendo leer el blog de Monica Cesarato: https://www.monicacesarato.com/blog/perfect-day-murano-slow-venice/. En el mismo blog se puede encontrar una entrada sobre uno de los artesanos del vidrio en Murano: https://www.monicacesarato.com/blog/murano-glass-master-life-fire-passion/.

Estuvimos alojados en LaGare Hotel Venezia. Posteriormente, el hotel ha cambiado su nombre por Hyatt Centric Murano Venice. Su página web está en https://www.hyatt.com/en-US/hotel/italy/centric-hyatt-murano-venice/vcect.

  •  
  •  
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •