Toda ciudad con turismo masivo tiene lugares interesantes pero poco frecuentados. Atenas no iba a ser la excepción. Lo curioso es que, en este caso, el Kerameikos es uno de los siete recintos incluidos en la entrada combinada que compran muchos de los visitantes de la Acrópolis. Por tanto, figura en los planos que hay en cada entrada a uno de dichos lugares. A pesar de lo cual, suele ser un lugar tranquilo. Quizá por estar un tanto apartado del núcleo central de monumentos. Aunque, siendo riguroso, la distancia que separa la entrada de Kerameikos del acceso septentrional al Ágora Griega es de unos 600 metros. Menos de diez minutos andando.

Puerta Sagrada y Pompeion

Puerta Sagrada y Pompeion.

Kerameikos, cuyo nombre parece proceder de la palabra usada en griego clásico para denominar la tierra cocida, era el antiguo barrio de los alfareros atenienses. La zona estaba atravesada por el río Erídano, del que éstos extraían las arcillas necesarias para su oficio. Fue devastada varias veces, comenzando por los persas, seguidos por el ejército romano de Sila en el 86 AEC y de nuevo durante la invasión de los hérulos en el 267. Pero fueron las invasiones de ávaros y eslavos, a finales del siglo VI, las que provocaron su abandono definitivo. Cayó en el olvido hasta que, en 1862, durante la construcción de una nueva carretera comenzaron a aparecer estelas funerarias. Al principio los trabajos arqueológicos progresaron muy lentamente. Hubo que esperar a 1913, cuando el gobierno griego encomendó los trabajos al Instituto Arqueológico Alemán de Atenas, para que se acometiera la excavación sistemática del yacimiento.

Puerta Sagrada

Puerta Sagrada.

A grandes rasgos, Kerameikos se puede dividir en tres zonas. La primera es la zona entorno a la antigua muralla, mandada construir por Temístocles en el 478 AEC. Se conservan fragmentos del muro, así como de dos de las principales puertas de Atenas, la Puerta Sagrada y el Dípilon. De esta última, apenas quedan las bases de algunas de las torres que formaban su impresionante perímetro defensivo. Una lástima, pues en la antigüedad clásica tuvo fama por su porte y tamaño. Por contra, de la mas reducida Puerta Sagrada se conserva el pequeño arco bajo el que discurría el río Erídano. A pesar de su menor tamaño, esta última puerta tenía gran importancia para los atenienses. Era el punto de arranque de la Vía Sagrada, recorrida anualmente por la procesión de los Misterios Eleusinos, considerados los ritos de mas importancia de la Grecia clásica. En las inmediaciones de la muralla también se encuentran los restos de varios edificios, entre los que destaca el Pompeion, donde se almacenaban los carruajes y enseres de la procesión del Panateneas, otro de los grandes festejos de la ciudad. El edificio fue destruido durante el asalto de las tropas de Sila, que forzaron la entrada a Atenas por este sector de las murallas.

Cementerio de Kerameikos

Cementerio de Kerameikos.

Extramuros se encuentra el cementerio. Aunque hay indicios de una necrópolis mas antigua, que quizá remonte sus orígenes a la Edad del Bronce, su máxima expansión es mas reciente. Al edificarse el muro de Temístocles, el barrio de los alfareros quedó partido en dos. Las casas que quedaron extramuros fueron abandonadas, expandiéndose el antiguo cementerio que, por su proximidad a la Via Sagrada, era muy popular entre las clases pudientes de Atenas. Éstas rivalizaban en la magnificencia de las tumbas y estelas, hasta que en el 317 AEC se intentó limitar por decreto la ostentación funeraria. Se sabe que contenía las tumbas de Clístenes y Pericles, así como el Demosio Sema, un monumento funerario dedicado a los que habían caído combatiendo por Atenas. El cementerio siguió utilizándose hasta la era cristiana, en el entorno del siglo VI.

Por último, mencionar el Museo Arqueológico del Cerámico, edificado en 1937 gracias a un donativo de Gustav Oberlaender, nombre por el que también es conocido el museo. Aunque de reducidas dimensiones, es una visita muy interesante. Tan poco frecuentado como el resto del recinto, sus salas se pueden recorrer casi en solitario. La mayor parte de sus fondos proceden del mismo yacimiento, piezas de cerámica y estelas funerarias, que complementan perfectamente la visita de las otras dos zonas. Personalmente, lo que mas me impresionó del museo fue un conjunto de esculturas de la época arcaica. Se cree que proceden de aproximadamente el 600 AEC, cuando formarían parte de algún panteón familiar, probablemente destruido durante la invasión persa. Al edificarse la Puerta Sagrada, fueron utilizadas para reforzar el camino que partía de ésta. Allí permanecieron hasta que, en 2002, un estudio estratigráfico reveló su existencia.

Karameikos

Algunos vínculos útiles:

Muy interesante el blog Ermitiella: http://ermitiella.blogspot.com/2018/02/el-keramikos-de-atenas.html.

La web academia.edu contiene un buen artículo en PDF sobre Kerameikos, que se puede descargar o leer en linea: https://www.academia.edu/31698385/El_Cerámico_la_necrópolis_de_la_antigua_Atenas.

En inglés, la página oficial está en http://odysseus.culture.gr/h/3/eh355.jsp?obj_id=2392.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •