La respuesta corta es no. Pero, como suele suceder, todo tiene sus matices. En primer lugar, una aclaración: al hablar de Hurtigruten de forma genérica me refiero a la ruta tradicional por la costa noruega. La que puso en marcha Richard With en 1893. No a los barcos de la naviera que suelen navegar por aguas árticas y antárticas, liderando el concepto en alza de crucero de expedición.

Descargando en Stamsund

Descargando en Stamsund.

He dicho que, al menos en mi opinión, Hurtigruten no es un crucero. Veamos los motivos. En primer lugar, sus barcos son ferrys que realizan una ruta regular por la costa noruega. Hay once barcos realizando el trayecto Bergen – Kirkenes – Bergen, de forma que en cada puerto intermedio, con la única excepción de Vadsø, todos los días de la semana hace escala un buque en sentido norte y otro en sentido sur. Con una regularidad asombrosa, sobre todo teniendo en cuenta la dificultad del entorno en el que navegan. En cada escala suben y bajan personas, vehículos y mercancías, siendo perfectamente posible hacer el trayecto entre dos puertos cualesquiera del itinerario. De hecho, si no se va a pasar mas de una noche a bordo, no es obligatorio reservar camarote. Recuerdo haber visto algún chico joven durmiendo plácidamente en los sofás del salón panorámico del Finnmarken.

Equipo de emergencia en cubierta

Equipamiento de emergencia.

Las escalas suelen ser bastante cortas. La mas breve, Nesna en sentido norte, de apenas cinco minutos. Muchas duran entre 15 y 30 minutos, siendo algunas de madrugada. La escala mas larga es en Trondheim, también en sentido norte, donde el barco en invierno atraca de 6:00 a 12:00. Al final, suele haber al menos una escala al día en la que merece la pena bajar, aunque solo sea para dar un breve paseo por los alrededores del puerto. Pero que nadie espere las relativamente largas escalas que, al menos en ocasiones, hacen los barcos clásicos de crucero.

Salón en la cubierta 4

Salón en la cubierta 4.

No hay casino, espectáculos ni entretenimiento. Durante mi viaje en el Finnmarken, el único entretenimiento a bordo, aparte del espectacular paisaje, que no es poco, era un piano en uno de los salones de la cubierta 4. No es que hubiera un pianista. El piano estaba allí para el que quisiera tocarlo y, de vez en cuando, alguien se animaba. Con resultados de lo mas diverso. Una vez se hacía de noche, las únicas opciones eran charlar con algún compañero de viaje, leer o sencillamente descansar. Siempre que no hubiera aurora boreal, claro.

Camarote 333

Camarote 333.

Los camarotes también son bastante mas austeros que los habituales en un crucero. Y todavía mas pequeños. Con la excepción de unas cuantas suites con un precio generalmente prohibitivo, no hay amplias camas de matrimonio con sábanas de algodón egipcio, ni balcones privados. En el Finnmarken los camarotes normales tenían lo estrictamente necesario para dormir: un baño, un armario y dos camas pequeñas separadas por un estrecho pasillo. Las camas, provistas de una funda nórdica, se convertían fácilmente en un sofá. Y ya está: funcional y sencillo de mantener. En este sentido, la foto del camarote 333, en el que hice el viaje, es engañosa: es un camarote accesible, mas amplio de lo normal.

Bar Brotoppen

Bar Brotoppen.

La restauración tampoco está al nivel de un crucero. Para empezar, salvo que se contrate al hacer la reserva, no está incluida. Se puede pagar por cada comida individualmente en uno de los dos restaurantes o en la cafetería. O llevar un sandwich y un refresco en la mochila. Salvo que se vayan a hacer muy pocas comidas a bordo, merece la pena contratar el paquete completo, pues pagarlas una a una resulta mas caro. Pero es totalmente opcional. Aun contratando la comida, la variedad no tiene nada que ver con la de los cruceros tradicionales. Solo hay un restaurante incluido, que generalmente funciona como buffet, aunque sin la abrumadora variedad de los cruceros. Y con un horario mucho mas restringido. Casi todas las noches la cena es con turno y servicio de mesa, pero no a la carta. Hay un entrante, un plato principal y un postre. Si te agrada lo que hay, perfecto. Si no, la única alternativa es ir al bar a tomar algo informal, o al restaurante a la carta, en ambos casos pagándolo aparte. Y, por supuesto, las únicas bebidas incluidas son el agua y, en el desayuno, los zumos y el café.

Cocina de la costa en Hurtigruten

Cocina de la costa en Hurtigruten.

Pero el viaje se ha hecho tan popular que en la actualidad la mayor parte del pasaje está formado por turismo extranjero. Y eso se nota. Para empezar, todos los anuncios se dan en noruego, alemán e inglés, que es la lengua franca a bordo. En el propio itinerario, se hacen concesiones al turismo. En verano, del 1 de Junio al 31 de Agosto, navegando por el Storfjorden hasta Geiranger. En otoño, del 1 de Septiembre al 31 de Octubre, por el menos conocido Hjørundfjorden. Incluso en invierno, se hacen dos pequeños desvíos. Uno, en sentido norte, hasta el Trollfjord, en las Lofoten. Y otro, en sentido sur, para ver Torghatten, la curiosa montaña atravesada por un túnel natural al sur de Brønnøysund.

Mostrador de excursiones

Mostrador de excursiones.

Como en los cruceros tradicionales, también hay excursiones. En las escasas escalas de mayor duración, con una dinámica muy similar. En escalas mas breves, utilizando la posibilidad de bajar en un puerto y subir en otro. Así es posible desembarcar en Kjøllefjord, hacer un safari nocturno en moto de nieve y volver embarcar en Mehamn dos horas y media mas tarde. O dejar el barco en Harstad y regresar al mismo en Sortland, pasando cuatro horas y media recorriendo la zona en autobús. Las excursiones disponibles cambian en función de la época del año y, como en un crucero, se pueden contratar en un mostrador a bordo del buque, o reservar por internet. En cualquier caso, no puedo opinar de las mismas, ya que no tuve experiencia de primera mano.

Otra concesión al turismo es la organización de algún que otro evento a bordo. Como el bautismo que se hace al cruzar el círculo polar ártico, con aparición de Neptuno incluida. Tampoco participé en ninguno. Quien tenga curiosidad puede dar una vuelta por YouTube. De todos modos, aquellos que, como yo, sean poco amigos de este tipo de «fiestas», no deben preocuparse. Son escasas y no interfieren con el transcurso normal del viaje.

Programa diario en el Finnmarken

Programa diario en el Finnmarken.

Por último, al igual que en los cruceros, todos los días dejaban en el camarote una hoja con los horarios y actividades del día siguiente. Que, en muchos casos, era poco mas que una lista de escalas con la hora de llegada y la de salida. También me encontré el primer día una hoja con recomendaciones para fotografiar la aurora boreal, un listado completo de excursiones y otra hoja con un listado de todo el itinerario y el horario previsto de cruces con otros barcos de Hurtigruten.

Pero no te engañes: si eres de los que sube a un barco para comer y beber como si no hubiera un mañana, ver espectáculos al estilo de Broadway, jugar en el casino o estar media noche bailando, Hurtigruten no es para ti. Por mucho menos dinero, puedes ir de crucero al Caribe o al Mediterráneo y pasarlo mucho mejor.

En cualquier caso, sea un crucero o no, la ruta postal clásica de Hurtigruten es un viaje increíblemente hermoso por la costa noruega. Algunos lo definen como el viaje en barco mas bello del mundo. No lo se, no los conozco todos. Pero, de aquellos que he tenido la suerte de hacer, sin duda alguna lo es.

Algunos vínculos útiles:

En Hurtigruten en invierno, la guía completa, he preparado una recopilación de todos los artículos del blog sobre mi viaje en el expreso de la costa.

La web oficial de turismo de Noruega tiene una página dedicada a Hurtigruten: https://www.visitnorway.es/organiza-tu-viaje/como-moverse/en-barco/hurtigruten/.

La página del representante de Hurtigruten para España y Portugal está en http://www.hurtigrutenspain.com/noruega/viajes-clasicos/bergen-kirkenes-bergen/, aunque no permite hacer reservas, solo ver información y solicitar presupuestos.

En inglés, la web oficial está en https://global.hurtigruten.com/destinations/norway/classic-round-voyage-bergen-kirkenes-bergen. Aquí si se pueden ver los camarotes disponibles y hacer la compra en línea.

Se puede viajar entre dos puertos cualesquiera, sin necesidad de hacer el viaje completo. Lo complicado es comprar los billetes. En inglés, la web (https://global.hurtigruten.com/practical-information/port-to-port/) no te deja hacer la compra en linea. Para hacerlo, hay que ir directamente a la página en noruego: https://www.hurtigruten.no/havn-til-havn/.

En https://www.wanderingwagars.com/hurtigruten-excursion-in-norway/ hay una entrada sobre las excursiones que ofrece la naviera.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •