Es curioso como pueden cambiar las cosas en unos años. De ser famosa por el estado de guerra civil latente y los numerosos atentados, tras los acuerdos de Viernes Santo Belfast ha ido recuperando lentamente la normalidad, hasta el punto de poder aspirar a convertirse en un destino turístico.

Puerto de Belfast

Atracando en puerto de Belfast

El puerto está en la desembocadura del río Lagan. Los barcos grandes atracan en la zona industrial, a unos tres kilómetros del centro de la ciudad. La zona de atraque es un puerto en pleno funcionamiento, lleno de camiones, grúas, etc., lo que tiene su punto de interés, pero impide que se pueda salir del barco con facilidad. Para remediarlo, la autoridad portuaria suele poner autobuses gratuitos para facilitar el acceso al centro.

El puerto de Belfast

El puerto de Belfast desde el MSC Magnifica

Muy cerca de donde atracamos, justo al otro lado del río, estaba el astillero en el que construyeron el Titanic. Todavía se puede visitar el Thompson Graving Dock: el dique seco utilizado, que en aquella época era el mayor del mundo. En sus inmediaciones han creado un museo, dedicado al tristemente célebre barco, que se ha convertido en la principal atracción turística de la ciudad.

Nosotros nos decidimos por hacer una excursión (La Calzada del Gigante y el puente de los Valientes), por lo que nuestra visita a Belfast se limitó a lo poco que pudimos ver desde el barco y un breve trayecto de entrada y salida en autobús.

Belfast

Algunos vínculos útiles:

Visit Belfast, la página oficial de turismo, tiene un apartado especial para viajeros que lleguen en crucero (en inglés): http://visitbelfast.com/cruise/about-cruise-belfast

Museo del Titanic (parcialmente traducida al español): http://titanicbelfast.com/Visitor-Info-(1)/Spanish.aspx

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •